fbpx

Diez días de luto oficial, servicios religiosos, y traslados del féretro hasta el castillo de Windsor

La Operación Puente de Londres se ha combinado con la Operación Unicornio, previsto para esta ocasión en que Isabel II falleció en Escocia.

La última vez que los británicos vieron la muerte de un rey fue en 1952. Fueron pocos quienes lo vivieron, y no todos lo recuerdan con claridad. Pero el protocolo de la Casa Real británica sabe exactamente qué va a pasar, cuándo y cómo.

El hecho más importante de todos cuando han desencadenado la muerte de Isabel II ya se ha producido: Carlos de Inglaterra se ha convertido de forma automática, tras la muerte de su madre, en el rey Carlos III del Reino Unido de la Gran Bretaña. También de forma automática su hijo primogénito, William, se ha convertido en el primero en la línea de sucesión de la corona.

Operación Puente de Londres

También de forma automática se ha puesto en marcha la Operación Puente de Londres; un plan que se ha combinado con la Operación Unicornio, que se llama así no por referencia a un hecho improbable, sino porque el unicornio es el símbolo de Escocia, donde falleció Isabel II.

Este viernes, 9 de septiembre, Carlos III y la reina consorte vuelven a Londres desde Escocia. Carlos III tendrá la primera audiencia con la primera ministra, Liz Truss. También se reunirá con el Conde Mariscal, que se encarga de organizar los funerales. Habrá un funeral en recuerdo de Isabel II en la catedral de San Pablo.

Proclamación oficial

El sábado, 10, se producirá la proclamación oficial de Carlos III como rey, en el Palacio de St. James. Siguiendo los acuerdos acrisolados en la Ley de la Unión de 1707, Carlos III proclamará la independencia de la Iglesia de Escocia. Antes se habrá reunido con el Consejo de Ascensión, formado por los miembros del Consejo Privado.

El domingo se trasladará el féretro con los restos de Isabel II desde el palacio de Balmoral hasta Edimburgo. Los restos reposarán en el Salón del Trono del Palacio de Holyrood. Los parlamentos de Gales, Escocia e Irlanda del Norte harán sendas proclamaciones oficiales.

Descanso en Windsor

El lunes, 12 de septiembre, el cuerpo de Isabel II será trasladado a lo largo del Royal Mile de Edimburgo, la avenida que conecta el Palacio de Holyrood con el Castillo de Edimburgo, hasta la catedral de St. Giles. Allí se celebrará una misa, y los hijos realizarán la "vigilia de la princesa". No será hasta el día 13, martes, cuando llegue el cuerpo de Isabel II a Londres. El féretro llegará al Palacio de Buckingham envuelto en el estandarte real. Al día siguiente, miércoles, se trasladará al Palacio de Westminster para que el pueblo pueda presentar sus respetos durante cinco días.

El lunes, 19 de septiembre, el féretro se trasladará a la entrada oeste de la Abadía de Westminster, donde se celebrará un servicio religioso. Luego será depositado en un coche fúnebre, que lo trasladará al castillo de Windsor. Allí se celebrará una nueva misa, ya en privado, antes de conducir los restos a la cripta donde descansan los restos del duque de Edimburgo. Concluirán así diez días de luto oficial.