La defensa del senador Bob Menéndez culpó a su esposa de los sobornos en los alegatos iniciales

"Él no sabía acerca de los tratos que tenía Nadine", dijo su abogado Avi Weitzman.

Durante los alegatos iniciales en el juicio contra el senador Bob Menéndez (D-NJ), acusado de corrupción y de fungir como un agente extranjero, la defensa intentó culpar a su esposa, Nadine Menéndez, de recibir los supuestos sobornos a espaldas del legislador demócrata.

Avi Weitzman, abogado del senador demócrata, aseguró que Nadine y su esposo mantuvieron vidas separadas y que el legislador de extensa trayectoria nunca estuvo al tanto de la vida financiera de su pareja.

"Él no sabía acerca de los tratos que tenía Nadine", dijo Weitzman sobre Menéndez. "No se puede simplemente dar por sentado que Bob sabe acerca de ellos".

El abogado defensor en reiteradas ocasiones insistió en la inocencia de su cliente: "Él no violó la ley, punto, y las acusaciones de la Fiscalía de los Estados Unidos están equivocadas, completamente equivocadas", dijo. "No pidió sobornos ni recibió ningún soborno".

La defensa también arguyó que, durante años, "el gobierno ha estado investigando este caso" y nunca encontró evidencia que demuestre que el senador demócrata aceptó un soborno.

Sin embargo, el Estado dio su versión, completamente opuesta, asegurando que Menéndez, de 70 años, utilizó a su esposa Nadine como intermediario para acceder a lujosos sobornos (lingotes de oro, efectivo, autos de lujo o pagos de hipoteca) a cambio de favores políticos.

"Era poderoso. También era corrupto", afirmó la fiscal Lara Pomerantz sobre el senador durante su discurso de apertura.

"En los Estados Unidos de América, se espera que los líderes pongan a su país en primer lugar, que antepongan los intereses de las personas a las que sirven por encima de los suyos propios. Este caso trata sobre un funcionario público que antepuso la codicia".

"Este es Robert Menéndez, un senador estadounidense por Nueva Jersey, y se le encomendó tomar grandes decisiones, incluidas decisiones que afectan la seguridad nacional de este país", afirmó tajantemente Pomerantz. "Robert Menéndez era un senador de los Estados Unidos que tomaba dinero, motivado por la codicia, centrado en cuánto dinero podía poner en su propio bolsillo y en el de su esposa. Por eso está usted aquí hoy. De eso se trata este juicio".

"Esta no era la política habitual. Era política con fines de lucro", insistió la fiscal. "El FBI encontró lingotes de oro y más de 400.000 dólares en efectivo en la casa de Menéndez, en una caja fuerte, en los bolsillos de la chaqueta, en los zapatos, por toda la casa".

Sin embargo, la defensa dijo en sus alegatos que parte de los sobornos se encontraron, sobre todo, en el armario de Nadine, en un claro intento por desvincular a Menéndez del oro.

"Los lingotes de oro se encontraron en un armario que está cerrado con llave. Es el armario de Nadine", dijo el abogado defensor. "Él no sabía de los lingotes de oro que existían en ese armario".

En total, Menéndez se declaró inocente de 16 cargos federales, incluyendo soborno, fraude, actuación como agente extranjero y obstrucción a la justicia. Según los fiscales, tres empresarios de Nueva Jersey, todos ellos acusados dentro de la misma trama, junto con los gobiernos de Egipto y Qatar, fueron los presuntos actores que buscaron favorecerse de la posición política del demócrata.

El senador demócrata, de origen cubanoamericano, es el primer miembro en ejercicio del Congreso en ser acusado de conspiración como un funcionario público que actuó como agente extranjero.