fbpx

Wikipedia se lanza al rescate de Biden y cambia su definición de ‘recesión’

La Administración Biden dice que es el NBER quien dicta cuándo entramos en recesión, pero las leyes federales dicen otra cosa.

El debate sobre la definición de recesión es tan acalorado que Wikipedia se ha visto obligada a bloquear su entrada sobre la palabra. El debate es tan fuerte, que se ha desplazado a qué significa decisión, y finalmente Wikipedia también ha tenido que cerrar su entrada sobre esa palabra en inglés. 

Pero antes de congelar la entrada de recesión, Wikipedia hizo una cosa: cambiar la definición habitual (dos trimestres consecutivos de caída de actividad) por otra (la de NBER) que encaja mejor con los intereses políticos de la Administración Biden

Breitbart ha recogido un tuit en el que su autor muestra cómo Wikipedia cambió la definición:


Así, Wikipedia decía: “Aunque las definiciones nacionales varían, dos trimestres consecutivos de caída en el PIB se usa comúnmente como una definición práctica de recesión”. Lo ha cambiado por “No hay un consenso sobre la definición de recesión.

Siguiendo la estela de la Casa Blanca

Quien ha despertado este debate es la propia Casa Blanca, que en su blog dijo que no se podía considerar “recesión” sólo porque el PIB cayese durante dos trimestres seguidos. La Casa Blanca se adelantó al dato del segundo trimestre del año, que ya se conoce, y que confirma que la economía ha caído durante dos trimestres seguidos: recesión

A la Administración Biden se le acumulan las malas noticias económicas. La situación se deteriora mes a mes. Y no quiere llegar a las elecciones del 8 de noviembre con el titular “Recesión” en los periódicos y televisiones. 

El criterio federal no es el de NBER

Es cierto que esa es una definición ampliamente utilizada, la de que en dos trimestres consecutivos se contraiga la actividad económica. Los analistas y la prensa la utilizan con frecuencia. Pero no le convence a todo el mundo. 

Los 8 economistas que constituyen el Business Cycle Committee (BCC) adoptan su propia definición basándose en consideraciones menos automáticas pero más profundas. Han sido reclutados por la asociación privada sin ánimo de lucro NBER (National Bureau for Economic Research). El BCC define recesión como “una caída significativa de la actividad económica que se extiende por toda la economía y que dura más de unos pocos meses”. Una definición muy vaga. Y, en cualquier caso, la decisión del BCC sobre la recesión no es oficial. 

Es más, el historiador Phil Magness ha demostrado que la definición de la que ahora se desentiende la Administración Biden es la que está más cerca de ser la oficial. "Puedo mostraros", dice Magness, "multitud de ejemplos en los que las leyes federales usan la definición de "dos trimestres consecutivos de caída en el PIB real", como por ejemplo en la Ley Graham-Rudman-Hollins de 1985.

Por qué no importa si hay recesión

Todo el debate se centra en la definición de la palabra recesión, pero las familias no llenan sus depósitos, pagan su hipoteca o costean la educación de los hijos con definiciones. En realidad, familias y empresas no necesitan siquiera las estadísticas para tomar sus decisiones, sino los precios del mercado, los tipos de interés, la evolución de la demanda y demás. Es más, es parte del resultado de esas acciones lo que luego quedará reflejado como estadística.

Entonces, ¿por qué se presta tanta atención a la cuestión? Porque es un instrumento para políticos. Cuando oficialmente el país se encuentra en recesión, el Gobierno se ve obligado a adoptar un conjunto de medidas para encauzar la situación, o para evitar los peores efectos de la crisis económica

Por qué sí importa que haya recesión

Pero, más allá de la definición, la realidad es que la economía es cíclica, y a una época de bonanza económica le sigue otra de lo que se llamaba crisis, luego se llamó depresión y ahora recesión. Y más allá de las preocupaciones de los políticos por las palabras, a los ciudadanos les importa si entramos en una época de declive económico o no.

El índice de recesión de James Hamilton mide la probabilidad de que el país entre en recesión. Según el dato recogido por la Reserva Federal de Sant Louis, esa probabilidad está ahora en el 40%.  Pero ocurre que toda recesión tiene un período de economía-zombi: la economía está muerta sin saberlo. Porque no se declara que hay recesión hasta varios meses más tarde.

Según recoge un artículo del Wall Street Journal, la recesión que comenzó en enero de 1980 no se declaró hasta junio. La de julio de 1990 no fue oficial hasta abril de 1991. O, por buscar la más reciente, la de febrero de 2020 no se declaró hasta junio de ese año.