fbpx

"La venganza de Jane": 92 ataques a organizaciones religiosas y pro vida en menos de tres meses

"La Administración de Biden es responsable. No saben cuántos ataques hay contra los centros pro vida", denuncia el CEO de CompassCare, Jim Harden.

Hasta el pasado mes de julio, la Agencia Católica de Noticias (CNA) había registrado un total de 92 ataques a organizaciones religiosas y pro vida -incluyendo 50 centros de embarazo y 32 iglesias-. Estos actos incluyen grafitis vulgares, daños a la propiedad, amenazas, robos e incluso incendios provocados. El CNA atribuye la gran oleada de intimidación a las organizaciones a la anulación de Roe vs. Wade.

CompassCare Pregnancy Services, radicada en Nueva York, es una organización sin fines de lucro que ofrece información sobre el aborto y servicios de gestación a las mujeres que se enfrentan a un embarazo no planificado. Según palabras de su CEO, Jim Harden, han sufrido ataques en sus instalaciones que han provocado pérdidas de más de 500.000 dólares.

Voz Media conversa con Jim Harden

El pastor Jim Harden fue pionero en el modelo de funcionamiento de los "centros de embarazo", su labor es ayudar a más de 650 centros en todo el país a llegar a más mujeres y salvar a más bebés del aborto.  Harden señala, en conversación con Voz Media, que la anulación de Roe vs. Wide desencadenó una oleada de ataques terroristas pro-aborto, lo que se conoce como "la venganza de Jane".

El primero de los ataques después de la anulación de la sentencia fue un atentado contra las instalaciones de una organización pro-vida de Madison, Wisconsin. El grupo terrorista abortista Jane's Revenge asumió la responsabilidad y dio a los centros de embarazo 30 días para cerrar o enfrentarse a las consecuencias de la violencia continuada.

Harden señaló que 30 días después de la amenaza las instalaciones de CompassCare en Buffalo, N.Y. fueron atacadas con artefactos incendiarios. Esto provocó que la fachada tuviese que ser destruida y reconstruida. El grafiti Jane's Revenge fue pintado en el lateral del edificio.

Un par de días después, el grupo publicó un comunicado en el que asumía la autoría del ataque al tiempo que comunicaba que, si CompassCare no cerraba, "las cosas no se limpiarían tan fácilmente como el fuego y las pintadas". En otras palabras, estaban dando una amenaza de asesinato: "Es temporada de caza para los centros de embarazo".

CompassCare siguió ayudando a las mujeres y 52 días después sus instalaciones volvieron a funcionar. Harden agradece a la población de Buffalo por la ayuda y el apoyo para volver al ruedo con sus actividades.

Culpa de la Administración Biden

El pastor critica el desempeño de las fuerzas del orden y el papel de la Administración por no apoyar a las organizaciones pro vida que sufren ataques. Además, refuta la postura de muchos funcionarios que no saben cuántos ataques sufren los centros:

La Administración de Biden es responsable, el Departamento de Justicia es responsable, el fiscal general Merrick Garland es responsable, el director del FBI es responsable.... No saben cuántos ataques hay contra los centros pro vida.

Harden señala a la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, por llamar a los pro vida "subhumanos" y "neandertales".  Y la culpa por firmar una ley para investigar a los centros de embarazo, en vez de tomar acciones en contra de los terroristas.

El Gobierno falla en su trabajo: "Es una violación de la humanidad, una injusticia en cualquier lugar". También apunta a que el Partido Demócrata "está siendo controlado por extremistas abortistas, y lo que promueven destruye a la familia y a los seres humanos... No se dan cuenta de cuánto daño se hacen a sí mismos, van a perder mucho su poder en las próximas elecciones".

Casos en todo el país

- LifeChoice en Winter Haven, Florida, es otro de los centros de embarazo atacados. En su fachada se pintaron el 25 de junio grafitis a favor del aborto. Los atacantes, que fueron captados en video, escribieron frases como "La venganza de Jane", "Jane estuvo aquí", "Aborto para todos", "Se acabó vuestro tiempo", "Vamos a por ustedes", "Estamos en todas partes", así como símbolos y expresiones anarquistas. Los daños se calculan entre 3.000 y 4.000 dólares.

- El centro, Life Choices, en Longmont, Colorado, sufrió daños por incendios. El frente del edificio también fue vandalizado con eslóganes a favor del aborto, como: “Si los abortos no son seguros, tampoco lo están ustedes”. La directora ejecutiva del centro, Kathy Roberts, dijo que todos están “devastados y aturdidos por este aterrador acto de vandalismo”.

- El 3 de junio, el Capitol Hill Pregnancy Center de Washington DC fue atacado.  Según las imágenes, la puerta y parte del piso fueron pintados de rojo y la pared fue pintada de color negro con un grafiti en el que se leía: "Jane dice venganza".  El centro pro vida señala en su sitio web que realiza pruebas de embarazo gratuitas y confidenciales, asesorías y clases para padres, y brinda información médica precisa y completa sobre el aborto.

- El centro Alpha Pregnancy Center de Reisterstown, Maryland, recibió amenazas pintadas con aerosol que incluían frases similares a los otros actos vandálicos perpetrados contra centros pro vida, como  "No es una clínica" y “Son anti-elección y no pro vida". Esos mensajes fueron firmados por el grupo Jane's Revenge.

- Oregon Right to Life señaló que el 8 de mayo arrojaron bombas molotov contra las oficinas de la organización en Keizer, lo que provocó un incendio, en el que nadie resultó herido.

- En Denton, Texas, cerca de Dallas, los centros de ayuda a mujeres Woman to Woman Resource Center y Loreto House fueron atacados y vandalizados con pintadas de "No es una clínica” en sus paredes.