Texas manda su primer bus de inmigrantes a Los Ángeles

Greg Abbott continúa con el envío de caravanas a ciudades santuario para aliviar la presión migratoria que sufre la frontera sur.

La Administración estatal de Texas mandó este miércoles su primer bus de inmigrantes reconducidos a Los Ángeles. De acuerdo con un comunicado del gobernador republicano Greg Abbott, el vehículo dejó al grupo de inmigrantes en la Union Station, en el centro de Los Ángeles. Abbott lo describe como una medida para aliviar la presión migratoria que sufre el estado de Texas.

"Las pequeñas ciudades fronterizas de Texas siguen desbordadas e invadidas por los miles de personas que cruzan ilegalmente a Texas desde México debido a la negativa del presidente Biden de asegurar la frontera", aseguró Greg Abbott en el comunicado que dio la noticia este miércoles. En una publicación de Twitter, Abbott añadió que su Administración prevé seguir enviando buses de inmigrantes a ciudades denominadas "santuario".

De acuerdo con la información de los medios locales, son aproximadamente unos 40 inmigrantes los que desembarcaron el miércoles en el centro de Los Ángeles. Entre ellos se contarían también ocho menores de edad de acuerdo con los responsables de comunicación de CHIRLA (Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes-Los Ángeles), una ONG californiana que acoge a inmigrantes en LA. Se dio cobijo al grupo en una iglesia aledaña a la Union Station.

Todavía según la información de medios locales, los inmigrantes serían de nacionalidad venezolana, guatemalteca y hondureña. Uno de los inmigrantes guatemaltecos tendría una cita pendiente en un juzgado de Nueva York.

En el momento de la llegada del grupo de inmigrantes, la alcaldesa de LA, Karen Bass, se encontraba de viaje en Washington D.C., pero aseguró en un comunicado que lo sucedido no les "pilló con la guardia baja". Junto a ella, la clase política de Los Ángeles, o incluso de California, condenó las medidas del gobernador Abbott.

Reparto de la presión migratoria

Desde que la Administración texana comenzó a enviar migrantes a ciudades santuario, se han reubicado alrededor de 21.600 inmigrantes. Los Ángeles se unió el miércoles otras grandes urbes demócratas como Nueva York, Washington D.C, Chicago, Filadelfia o Denver.

Los gobernantes demócratas que nombraron sus ciudades "santuarios" no se quedaron de brazos cruzados. Entre ellos, Eric Adams cargó contra las medidas de Abbott y le acusó de querer hundir las ciudades gobernadas por negros. En plena crisis migratoria, Adams decidió rebotar los buses de inmigrantes a condados colindantes, gobernados por republicanos.

En Florida, el Gobernador DeSantis tomó ejemplo de Abbott y también mandó algunos vuelos de inmigrantes con dirección a California, lo que le valió un duro encontronazo con el demócrata Newsom, quien amenazó con abrir una causa judicial en contra del Sunshine State.