fbpx

Texas envía 50 inmigrantes más a la residencia de Kamala Harris

Greg Abbott continúa enviando autobuses con ilegales a las 'ciudades santuario' y a casa de la vicepresidenta, que aseguró que la frontera sur "es segura".

Alrededor de 50 nuevos inmigrantes llegaron este sábado en autobús desde Texas a la residencia de la vicepresidenta Kamala Harris en Washington, D.C. Según adelantó Fox News, otros tres autobuses también llegaron a la ciudad de Nueva York.

Se trata de una nueva acción del estado fronterizo y su gobernador Greg Abbott para protestar por la inacción de la Administración Biden ante la avalancha de inmigrantes que cruzan cada día la frontera sur. El jueves, otros dos autobuses cargados con ilegales llegaron a la residencia de la vicepresidenta en el Observatorio Naval del D.C. Kamala Harris aseguró hace unos días que la frontera con México es segura a pesar del récord de inmigración ilegal registrado por la Administración de la que forma parte.

El nuevo autobús llegado a Washington D.C., reportó Fox News, transportaba a personas procedentes en su mayoría de Venezuela, entre ellas un bebé de un mes. Los inmigrantes fueron trasladados a un refugio local. Greg Abbott aseguró que ya ha enviado más de 11.000 ilegales a las llamadas ciudades santuario y advirtió de que seguiría haciéndolo hasta que la Administración deje de negar la crisis fronteriza "que ellos (Biden-Harris) han creado".

Los demócratas ya no quieren recibir inmigrantes

El nuevo envío de ilegales a la residencia de Harris se produce en medio de una fuerte polémica por estos traslados desde los estados fronterizos a las llamadas ciudades santuario. Unas llegadas que no han sentado bien a los demócratas. La isla de Martha´s Vineyard (Massachusetts), un paraíso de ricos y famosos, presumía de "estar con los inmigrantes" y sin embargo apenas tardó unas horas en expulsarlos de su territorio tras el envío de dos aviones cargados de inmigrantes desde Florida.

En Washington D.C. y Nueva York, dos de las denominadas ciudades santuario, también se han producido numerosas quejas desde que empezaron a llegar los autobuses. La capital llegó a declarar una emergencia pública ante estos envíos desde los estados del sur. Por su parte el alcalde de Nueva York, que presumía de acoger a estos ilegales "con los brazos abiertos" (cuando estaban lejos, en Texas o Arizona); calificó de "horrible" la llegada de inmigrantes. Todas estas ciudades progresistas pidieron fondos y ayuda federal para acoger a apenas unos centenares de indocumentados.

La Casa Blanca llama "contrabandistas" a los gobernadores republicanos

La Casa Blanca intensificó el viernes los ataques contra los gobernadores republicanos por transportar a los migrantes a las ciudades dirigidas por los demócratas. "Este es el tipo de tácticas que vemos de los contrabandistas en lugares como México y Guatemala", aseguró la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, durante la sesión informativa diaria.

Tanto el presidente Biden como la Casa Blanca aseguran que "hay un proceso en marcha" para gestionar la situación fronteriza y hablan de actitudes "crueles e inhumanas" de los gobernadores republicanos. Mientras tanto, miles de ilegales continúan cruzando cada día la frontera. Ahora también llegan a los estados demócratas.