fbpx

Texas alerta sobre un aumento histórico de muertes por fentanilo

Las sobredosis por está droga crece un 23% en 2022, y causa casi 300 muertes por día.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, ha advertido sobre el peligro que representa el fentanilo para la sociedad americana. Según las autoridades sanitarias, entre 2021 y 2022  más de 100.000 personas perdieron la vida por éste y otros opioides sintéticos. Abbot envió un mensaje de alerta a la ciudadanía ante el peligro que representa esta droga para las familias:

“Padres, sus hijos van a fiestas, ahí hay pastillas y se distribuyen. Edúquenlos sobre los peligros de esto”.

El gobernador también ha alertado de que en el último año se han analizado más de 13.000 libras de narcóticos en el laboratorio del DPS y culpó al presidente Joe Biden por su negativa para reforzar la seguridad en la frontera. Aseguró que el incremento en el flujo migratorio fomenta que se abran más rutas para el tráfico de drogas a través de la frontera. “Entran por la frontera, pero no se quedan en condados fronterizos, sino que entran aún más”.

 

Una droga que causa casi 300 muertes al día

El fentanilo es un opioide sintético, 50 veces más potente que la heroína y hasta 100 veces más potente que la morfina, lo que la convierte en una droga extremadamente peligrosa. Puede administrarse en forma de inyección, mediante un parche que se coloca en la piel de la persona, o como tabletas para la tos.

Es consumida también como medicamento para tratar el dolor. El fentanilo, en dosis terapéuticas, aumenta los niveles de dopamina en el sistema nervioso central, lo que lleva al alivio y sentir relajación, pero cuando se consume como droga sin control hasta una dosis muy pequeña puede ser mortal. Según la DEA, al igual que otros analgésicos opioides, el fentanilo produce efectos como euforia, alivio del dolor, sedación, confusión, somnolencia, vómitos, retención urinaria, constricción pupilar y depresión respiratoria.

Wikipedia
Fentanilo (Wikipedia)

 

Operaciones contra el tráfico de drogas

Las estadísticas muestran la gravedad del asunto, el fentanilo es responsable del 66% de muertes por sobredosis. Las autoridades advierten de que los cárteles producen pastillas similares a las marcas vicodin, xanax y adderall. Les agregan fentanilo para elevar su potencia y reducir sus costos de producción, lo que genera un problema de salud pública.

La Agencia Antidrogas (DEA) lleva la lucha diariamente contra las drogas. Un millón de pastillas de fentanilo fueron decomisadas en la ciudad de Inglewood, California, de droga perteneciente al Cártel de Sinaloa, lo trataban de vender en las calles por un valor estimado de 20 millones de dólares.