fbpx

Rand Paul pide acabar con la Ley de Espionaje: "Es una afrenta a la Primera Enmienda"

La Ley ha servido para encarcelar a disidentes, condenar a Julian Assange y para amparar la redada en Mar-a-Lago.

La acusación del FBI contra Donald Trump es clara: El presidente Trump se llevó cajas de documentos clasificados que debió haber entregado a los Archivos Nacionales y Administración de Documentos antes de dejar la Casa Blanca, en cumplimiento de la Ley de Registros Presidenciales

La orden de registro en Mar-a-Lago se refiere a la sección 793 sobre “recoger, transmitir o perder información de defensa”, que fue introducida con la Ley de 1917. La Ley de Espionaje introduce un conjunto de disposiciones en el Título 18 capítulo 37 del Código de los Estados Unidos.

Ley de Espionaje y Donald Trump

El FBI ha sacado de la residencia de Donald Trump decenas de cajas con documentos. Más tarde, la agencia de investigación ha reconocido haberse llevado más de lo que necesitaba.

La cuestión ahora es si entre los documentos que pertenecían a la Casa Blanca y estaban en posesión de Donald Trump había información relativa a la defensa, o no. Algunos medios han apuntado a que podría haber tenido en su residencia de La Florida documentos sobre armamento nuclear. El diario Wall Street Journal dice que el FBI se llevó 11 conjuntos de documentos, y que algunos de ellos estaban sellados como “alto secreto”

Rand Paul

El senador Rand Paul (R-Kentucky) ha tuiteado que ha llegado el momento de abolir la norma: “Se ha abusado de la Ley de Espionaje desde el principio para encarcelar a disidentes de la I Guerra Mundial. Hace mucho tiempo que hay que abolir esta egregia afrenta a la Primera Enmienda”. 

Primera Guerra Mundial

¿Qué ley es esa que permite acusar a un presidente bajo el nombre de “Ley de Espionaje”? Para ello tenemos que remontarnos a 1916. Entonces, el candidato demócrata, el presidente Woodrow Wilson, ganó la reelección con el lema “Él nos mantuvo fuera de la guerra”. El pacifismo de Wilson duró poco. El telegrama Zimmerman, en que el secretario de exteriores alemán le ofrecía una recompensa a México si atacaba a los EEUU, acabó por decidir al presidente y a parte de la opinión pública a intervenir en la Gran Guerra que se libraba en Europa. 

Al año siguiente, el Congreso, con el apoyo del presidente Wilson, aprobaba dos leyes peligrosas para la libertad en el país: La Trading with the Enemy Act de 1917 (que Franklin Roosevelt utilizó para quedarse con el oro de los americanos, y la Espionage Act, también de 1917. 

Ley de guerra en tiempo de paz

La Ley de Espionaje está pensada para una situación de guerra exterior, y en un contexto en el que parte de la opinión pública era favorable a los alemanes o, simplemente, contraria a que el país entrase en una guerra de otro continente. Llegó la paz, pero la Ley de Espionaje se mantuvo, y ha hecho de los Estados Unidos un estado policial. 

Durante la Guerra, la Ley de Espionaje se utilizó contra los ciudadanos que criticaban el reclutamiento obligatorio o la participación en la guerra. De hecho, fue la censura amparada por la Ley de Espionaje lo que motivó que por vez primera el Tribunal Supremo se pronunciase sobre la libertad de expresión.

Wikileaks

Los distintos pronunciamientos del Tribunal Supremo han ido limitando la eficacia de la Ley de Espionaje, pero volvió a estar en el punto de mira jurídico y político con Wikileaks. Aunque la Ley de 1917 nunca ha servido para condenar a un periodista, sí es la ley que ha amparado la condena de Julian Assange por la desclasificación de documentos por medio del portal Wikileaks.