fbpx

Nueva York se convierte en la 'ciudad santuario' más peligrosa del país

IRLI: "Las políticas santuario sólo proporcionan un santuario a los delincuentes, no a las comunidades de inmigrantes".

Un estudio del Immigration Reform Law Institute (IRLI) revela cómo las políticas progresistas de la Gran Manzana la han llevado a convertirse en la "ciudad santuario" más peligrosa de Estados Unidos. Los datos muestran que las ciudades que suspenden la aplicación de la ley federal de inmigración tienen más crimen y mayor descontrol de las personas indocumentadas.

NYC fue la segunda peor comunidad santuario en la última clasificación del IRLI en 2019. Desde entonces, la ciudad ha duplicado sus política de ciudad-santuario para ganarse el  primer puesto.

Políticas santuario "sólo para delincuentes"

El informe señala al ex alcalde Bill de Blasio como culpable de muchos de los problemas que atraviesa la Gran Manzana: "La ciudad está pagando el precio terrible por los ocho años en que el ex alcalde Bill de Blasio apoyó políticas radicales de santuario". A pesar de la mala gestión que se le retribuye a de Blasio, el ex policía Eric Adams- ahora alcalde- ha continuado con las políticas a favor de los extranjeros ilegales.

Adams comenzó su mandato con una retórica de mano dura contra el crimen. Las cifras demuestran que sus medidas no han sido muy efectivas. Según las estadísticas del Departamento de la Policía de Nueva York, la tasa de crimen en la ciudad se encuentra en el 36%. Las denuncias por robos se han incrementado de 8,176 en agosto del año pasado a 11,412 en agosto 2022.

El exódo policial en NYC contribuye a un aumento significativo de la delincuencia. The New York Post informó de que 2.465 agentes del Departamento de Policía han presentado sus papeles para dejar la agencia en lo que va de 2022. Esto incluye el 71% que lo hizo antes de tener derecho a sus pensiones completas. La cifra supone un salto del 42% respecto a los 1.731 agentes que dejaron el trabajo en la misma época en 2021.

Tom Homan, investigador principal del IRLI, señaló que "Las políticas santuario sólo proporcionan un santuario a los delincuentes, no a las comunidades de inmigrantes".

Leyes ilegales para inmigrantes

El Alcalde Adams respaldó  un proyecto de ley que aprobó el Ayuntamiento de Nueva York que concede a casi un millón de extranjeros el derecho a votar en las elecciones locales.  Un tribunal del estado de la ciudad anuló posteriormente la ley dictaminando que permitir que los extranjeros voten viola la constitución del estado. Cuatro ciudadanos de raza negra presentaron una demanda federal contra la Junta Electoral y la ciudad de Nueva York y se espera respuesta del tribunal federal sobre el caso.

En 2019, Nueva York liberó a más de 7.500 extranjeros ilegales para que volvieran a las calles, incluidos algunos con condenas por asesinato y abuso sexual. Ese mismo año, la ciudad prohibió el término legalmente correcto de "extranjero ilegal", amenazando con multas de hasta 250.000 dólares a los infractores. Y en 2020 El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) emitió citaciones para obtener información sobre extranjeros ilegales criminales que estaban siendo protegidos por funcionarios de la ciudad de Nueva York.

La representante estadounidense Alexandria Ocasio-Cortez ha pedido la abolición del ICE y ha descrito los centros de detención fronterizos como "campos de concentración".

Autobuses para dar lecciones

El gobernador de Texas, Greg Abbott, tomó la decisión de enviar migrantes en viajes en autobús a Washington DC y a Nueva York para demostrar lo que considera un liderazgo demócrata fallido en el tema migratorio. Abbott ha llamado a la ciudad de Nueva York "el destino ideal para los migrantes, que pueden recibir la abundancia de servicios y viviendas que tiene la ciudad santuario".

El alcalde Adams criticó a Abbott por querer "politizar la situación". Sin embargo, sus discursos de brazos abiertos a los inmigrantes ilegales ha cambiado radicalmente desde que recibe a miles de ellos. El alcalde ha mostrado su enfado con estas remesas de ilegales hasta el punto de "contemplar profundamente" el envío de "autobuses cargados de neoyorquinos hacia Texas" a modo de represalia. Adams califica de "horrible" la llegada de inmigrantes a la Gran Manzana. Ya son más de 1.500 inmigrantes ilegales que llegan a la ciudad desde el 5 de agosto.

A principios de mes, el gobernador de Texas invitó a Erick Adams y a la alcaldesa de Washington D.C., Muriel Bowser, a visitar la frontera del estado con México para que puedan tener una visión real de la dimensión de la crisis humana que se vive por la oleada de inmigrantes ilegales. Tanto Adams como Bowser rechazaron esta reunión, aunque ambos coinciden con Abbott en la necesidad de incrementar los recursos federales ante la llegada de inmigrantes (a sus ciudades).