fbpx

Alguaciles de Texas critican que Washington D.C. se declare "ciudad fronteriza"

"No han visto nada. No son una ciudad fronteriza. No saben lo que es una ciudad fronteriza", dijo un sheriff de Texas para refiriese a la políticas de D.C.

Los sheriffs que se ocupan de la crisis en la frontera sur expresaron su asombro por la declaración de emergencia de Washington D.C .y las quejas por parte de la alcaldesa de la capital Muriel Bowser la semana pasada, por la llegada constante de autobuses con inmigrantes procedentes de Texas y Arizona. También lamentaron las expresiones de Brianne Nadeau, miembro del Consejo del Distrito de Columbia, quien señaló que D.C. se ha vuelto una “ciudad fronteriza”. En los convoyes enviados por los gobernadores de Texas y Arizona, Greg Abbott y Doug Ducey, han sido transportados más de 7.900 inmigrantes irregulares a la capital.

"No han visto nada. No son una ciudad fronteriza. No saben lo que es una ciudad fronteriza", dijo el sheriff Roy Boyd del condado de Goliad, Texas, a Fox News y agregó: "Creo que todo es un montón de palabrería política, tratando de llamar la atención y exprimir un poco de dinero del gobierno federal o de otro lugar que puedan usar para lo que crean que es necesario". Boyd es uno de varios funcionarios fronterizos que creen que DC y Nueva York están probando lo que han experimentado en la frontera sur diariamente desde que comenzó la crisis en Texas y Arizona.

Por su parte, el sheriff retirado de Texas Clint McDonald, director ejecutivo de la Coalición del Sheriff de la Frontera Suroeste, dijo a Fox News:

Los sheriffs en la frontera en este momento están viviendo esto todos los días y han sido criticados por pedir ayuda con lo que está pasando. Y ahora que las principales ciudades están empezando a sentir esta presión, parece ser un escenario completamente diferente para ellos (Washington) de lo que es para las personas que lo viven todos los días.

McDonald señaló casos anteriores en los que los alguaciles se enfrentaron a más de 10.000 inmigrantes y "ninguna de las personas federales bajó a ayudar con eso, así que no tenemos simpatía por estas personas".

Por su parte Jonathan Thompson, director ejecutivo y CEO de la Asociación Nacional de Sheriffs a Fox News expresó: "Bienvenidos a los problemas cotidianos que enfrentamos, y ustedes han estado ignorando y de los que siguen queriendo culpar a alguien más".

La declaración de emergencia

La declaración de emergencia en Washington D.C. permite a la alcaldesa Bowser y a su Administración tener más poder y flexibilidad. Los funcionarios podrán movilizar personas y recursos más rápido y buscar asistencia financiera federal. La alcaldesa destacó que enviará una legislación de emergencia al Consejo de Washington para codificar una nueva oficina.

"Estamos implementando un marco que nos permitiría tener una respuesta coordinada con nuestros socios”, dijo Bowser. "Esto incluirá un programa para recibir a todos los autobuses. Y dado que la mayoría de las personas seguirán adelante, nuestro enfoque principal es asegurarnos de tener un proceso humano, eficiente y de bienvenida que les permita a las personas trasladarse a su destino final", expresó Bowser.

Muriel Bowser ha declarado además que se utilizarán 10 millones de dólares para establecer una oficina de servicios para inmigrantes para brindar apoyo y servicios. Estará integrada en el Departamento de Servicios Humanos y prestará apoyo y servicios a las organizaciones no gubernamentales (ONG).

Greg Abbott

El gobernador de Texas, Greg Abbott, afirmó que continuará transportando a los inmigrantes hasta que el presidente asegure la frontera. E invitó a la alcaldesa de Washington, D.C. Muriel Bowser y al alcalde de Nueva York Eric Adams a la frontera texana con el objetivo de mostrarles la crisis migratoria "de primera mano”. No obstante, ambos funcionarios no se han apersonado hasta el Estado de la Estrella Solitaria.

Texas ha transportado a más de 7.900 migrantes a la capital de la nación desde abril y a más de 2.200 migrantes a la ciudad de Nueva York desde el 5 de agosto. Además, desde hace unas semanas más de 300 inmigrantes de Texas han llegado a Chicago. "La misión de transportarlos en autobús está proporcionando un alivio muy necesario a nuestras comunidades fronterizas abrumadas", detalló un comunicado del gobernador Abbot.