fbpx

La reserva estratégica de petróleo estadounidense, en su nivel más bajo desde 1984

La Administración Biden decidirá en los próximos días si continúa exportando barriles

La reserva estratégica de petróleo estadounidense se redujo hasta los 434,1 millones de barriles, su nivel más bajo desde 1984, según informó el Departamento de Energía. Se trata de un descenso de 160 millones de barriles en apenas un año (un 27%).

El objetivo de esta medida era ayudar a contener el precio del petróleo, que venía incrementándose ya antes de la guerra de Ucrania. Tras desatarse el conflicto y dispararse también el coste del gas, el ejecutivo decidió vender un millón de barriles  al día de la reserva al mejor postor durante seis meses. En principio, en octubre se terminaría con esta iniciativa, aunque la secretaria de Estado, Jennifer Granholm, señaló a Reuters que la administración evaluará si continuarán las exportaciones llegado el momento.

Pendientes de Rusia y la OPEP

La decisión dependerá, en gran medida, de los pasos que den Rusia y la OPEP en los próximos días. De momento, el Kremlin y el cártel energético han anunciado que a partir del próximo mes de octubre reducirán el suministro de petróleo a Europa por las perspectivas económicas de recesión mundial.  Un flujo que Moscú ya ha comenzado a ralentizar notablemente como consecuencia de las sanciones internacionales. Además, en estos momentos su envío de gas al viejo continente se encuentra paralizado.

Frente a este panorama internacional, Granholm debe tener en cuenta la seguridad de EEUU, lo que hace aún más complicada la decisión final. La secretaria de Energía envió una carta a las refinerías nacionales en la que les insta a reponer las bajas reservas actuales de cara al invierno y a reducir las exportaciones de gasóleo y gasolina. En la misiva advierte de que la Administración podría tomar medidas en el caso de que las reservas sigan decreciendo.

Tensión inflacionista

Por otro lado, los aliados continúan las discusiones sobre la posibilidad de poner un tope a los precios del petróleo ruso, lo que podría aumentar las tensiones en los costes con la inflación disparada. Granholm reconoció que existe la posibilidad de prohibir las exportaciones de crudo, aunque se apresuró a destacar que no es una de las primeras opciones del Ejecutivo.

La reserva estratégica se creó para garantizar el suministro de combustible a los estadounidenses en caso de una gran guerra. Un sentido que ha saltado por los aires con la iniciativa de Biden. China, uno de los principales adversarios de EEUU en estos momentos, es uno de los países que más petróleo ha obtenido de esta fuente. Los negocios de Hunter Biden con el Partido Comunista Chino podrían estar detrás de esto.