fbpx

La mayor huelga de trenes en 30 años amenaza con paralizar la cadena de suministro

Este viernes están llamados a dejar de trabajar 60.000 empleados en todo el país.

En plena crisis de suministros global, los Estados Unidos se encaminan a una posible crisis nacional en la cadena de suministros por una huelga convocada por los trabajadores de las empresas de transporte por tren en todo el país. Es la primera huelga nacional del sector en 30 años.

Están llamados a la huelga 60.000 empleados, incluyendo a los ingenieros y a los conductores. Amtrak posee 700 de las 21.000 millas de la red ferroviaria. La gran mayoría de la red de Amtrak está en el noreste del país, y sobre ella el impacto de la huelga va a ser mínimo. Pero el 97% restante de la red está en manos de empresas de transporte, y la huelga podría afectar en gran medida a su funcionamiento.

Chicago 

Dos sindicatos mantienen el llamamiento a los trabajadores a secundar la huelga: SMART, y The Brotherhood of Locomotive Engineers and Trainmen (BLET). Consideran que varios de los despidos por incumplimiento no estaban justificados, dado que los trabajadores habían faltado al trabajo por cuestiones médicas. 

Chicago es el centro neurálgico del mercado de alimentos y materias primas, y si este viernes se mantiene la decisión de parar la actividad de los trenes, hasta un 30% de los bienes que se distribuyen desde allí tendrían que esperar. 

La huelga también afectaría a Metra, el sistema de tren de cercanías de Chicago. Según Amtrack, si la huelga sigue su curso, la mayoría de los trenes de Metra no podría seguir dando servicio, dado que la mayoría de las líneas pertenecen a empresas de transporte de mercancías. Hay sólo algunas líneas propiedad de Metra, y operada por la compañía, que podrían seguir funcionando: Metra Electric y Rock Island.

Líneas de larga distancia de Armtrak

Hay diez líneas de larga distancia que ya han sido canceladas de antemano, en previsión de que una huelga pudiera causar mayores pérdidas si no se cancelasen los transportes previstos. Amtrak ha publicado un comunicado, en el que adelanta que ya está adoptando medidas: 

Amtrak está siguiendo de cerca las negociaciones de los contratos laborales del ferrocarril de mercancías. Las negociaciones no implican a Amtrak ni a su plantilla. Aunque esperamos que las partes lleguen a una resolución, Amtrak ha comenzado a realizar ajustes graduales en nuestro servicio en preparación para una posible interrupción del servicio de trenes de carga a finales de esta semana.

La parálisis de este sector del transporte afecta al sector del consumo, y podría hacer que muchos bienes perecederos, como frutas y vegetales. También es una época del año en que algunas producciones esperan la cosecha, y si se paraliza el transporte podría perderse parte de la misma. El transporte también puede afectar a la industria, porque si faltan algunos bienes intermedios, la cadena de producción puede verse obligada a detenerse.