fbpx

Katie Hobbs justifica su negativa a debatir con Kari Lake: "objeto de ridículo nacional"

La candidata a gobernadora de Arizona no es el único aspirante demócrata que rechaza debatir contra sus oponentes republicanos.

Katie Hobbs anunció su rechazo a debatir contra su oponente republicana, Kari Lake, en la carrera por el puesto a gobernador de Arizona en las elecciones de medio mandato de noviembre.

La candidata demócrata y actual secretaria de Estado por Arizona creyó que debatir con Lake sería "objeto de ridículo nacional" tal y como comunicó su directora de campaña, Nicole DeMont:

Lamentablemente, debatir con una teórica de la conspiración como Kari Lake -cuya plataforma de campaña es causar un enorme caos y hacer que Arizona sea objeto de ridículo nacional- solo conduciría a constantes interrupciones, distracciones inútiles e insultos infantiles. Los arizonenses se merecen algo mucho mejor que Kari Lake, y por eso estamos seguros de que Katie Hobbs será elegida nuestra próxima gobernadora.

Desde la campaña de Hobbs consideran que debatir con Lake sería hacerlo con una candidata que "abrazó las falsas afirmaciones del expresidente Trump" de que las elecciones de 2020 estaban amañadas y vaticinan la victoria demócrata:

Los arizonenses se merecen algo mucho mejor que Kari Lake, y por eso estamos seguros de que Katie Hobbs será elegida nuestra próxima gobernadora.

Hobbs, respaldada por el magnate de extrema izquierda George Soros, propone que ambas candidatas expongan sus programas en un acto público, pese a que ya participaron en uno la semana pasada.

No es la primera vez que Katie Hobbs rechaza debatir. En las primarias del Partido Demócrata no acudió al debate contra su oponente Marco López.

Aun así, Kari Lake se mostró dispuesta a participar en un debate y aceptó las reglas después de que la Comisión de Elecciones Limpias de los Ciudadanos fijase el 12 de octubre como fecha para ese hipotético enfrentamiento. Lake criticó la estrategia de Hobbs:

Cada día está más claro que la estrategia de Hobbs es esconderse de mí, de la prensa y de los votantes durante toda esta campaña y hacer correr el reloj a la gente de Arizona.

Demócratas que huyen del debate

Son varios los candidatos demócratas que se niegan a debatir con sus oponentes republicanos. Dana Nessel se encuentra en pleno proceso de reelección a fiscal general de Michigan. La candidata demócrata se negó a medirse en un debate con su contrincante republicano, Matt DePerno. Alegó que hay una causa abierta contra DePerno por manipulación de máquinas electorales y justificó su rechazo a debatir:

Debatir con Matthew DePerno me llevaría a violar mi juramento del cargo y le proporcionaría un foro para hacer circular una retórica odiosa y afirmaciones peligrosas y falsas sobre nuestras elecciones. Está por debajo de la dignidad del cargo que pretende servir.

Josh Saphiro / Flickr

Josh Shapiro, candidato a gobernador de Pensilvania, no aceptó el debate con su oponente republicano Doug Mastriano después de recibir la invitación para enfrentarse en dos debates.

Cambio de opinión

En los últimos días, algunos demócratas cambiaron de opinión tras haber rechaazado primero los debates. John Fetterman (D), candidato a senador de Pensilvania, finalmente acudirá a un debate contra su oponente republicano Mehmet Oz después de rechazarlo en un primer momento.

También Mark Kelly, aspirante demócrata al Senado por Arizona, finalmente acudirá al debate contra Blake Masters (R) pese a su primera negativa.