fbpx

Janet Yellen dice que no hay recesión, pero los datos apuntan a lo contrario

La mitad de las empresas cree que la inflación le obligará a cerrar en el próximo semestre.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, considera que la economía no está en crisis: "Tenemos un mercado laboral muy fuerte. Esto no es una economía que esté en recesión", declaró en el programa Meet the Press de la cadena CNBC.

Yellen citó otros aspectos que demostrarían la fortaleza de la economía en estos momentos: el consumo está creciendo y las finanzas de las familias son sólidas.

Por lo que se refiere al mercado de trabajo, la tasa de paro está en el 3,6%, y sólo 1.384.000 trabajadores pide el subsidio por desempleo, menos de la mitad que hace un año. Entonces había 3.116.000 empleados pidiendo la ayuda, 1,732 millones más que ahora. Los salarios están creciendo al 11,0%, por lo que salvan en conjunto las peores consecuencias de la inflación.

Y la actividad económica, medida por el índice de gestores de compras (PMI) de Markit, todavía indica expansión, ya que está por encima de los 50 puntos: 52,3 en el PMI industrial y 55,3 en el no industrial.

Inflación

Pero hay varios datos que indican que la situación económica del país está lejos de ser robusta. El más importante es la inflación, que sigue acelerándose: ha pasado del 8,6 al 9,1%. Sólo durante el mes de junio los precios crecieron 1,3 puntos. La inflación es el canto del cisne de la economía: cuando aparece es seguro que la economía se encamina hacia una recesión.

Sólo se puede frenar la inflación contrayendo la demanda, y hay dos herramientas de política económica indicadas para ello: la política fiscal y la monetaria. La Administración Biden no ha dicho que vaya a contraer el gasto para frenar la inflación, pero la Reserva Federal ya está siguiendo una política de subida de tipos, que acabará afectando a la demanda y a la economía en su conjunto.

Más señales de alarma

Pero también hay otros datos que muestran que la situación económica no es tan fuerte como lo plantea la secretaria del Tesoro. El PIB está decreciendo: cayó un 1,6% durante el primer trimestre. La Reserva Federal de Atlanta espera el mismo dato de caída del PIB para el segundo trimestre.

Hay otros indicadores adelantados de actividad que también apuntan hacia una recesión. El PMI compuesto de S&P está en terreno negativo por vez primera desde hace dos años. La mitad de las empresas, el 51%, cree que la inflación les obligará a cerrar en los próximos seis meses. Por lo que se refiere a las familias, la inflación les obliga a consumir sus ahorros.