fbpx

La inflación baja menos de lo esperado y se sitúa en el 8,3%

La secretaria del Tesoro reconoció esta semana por primera vez que el país enfrenta "un riesgo" de recesión.

La inflación se situó en el mes de agosto en el 8,3 %, dos décimas menos que en julio, según los datos publicados este martes por la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS). El descenso fue menor de lo que se esperaba. Aunque el precio de los combustibles bajó un 10,6%, el constante aumento de los costos de la comida, los alquileres, los servicios médicos y de los vehículos impidió que la inflación se modere de forma más sólida.

Por eso, la inflación subyacente -el cálculo del índice de precios al consumo excluyendo los alimentos y la energía- no para de subir. Esta se situó en agosto en el 6,3%, cuatro décimas más que en julio. Por su parte, el índice de los precios de los alimentos ha seguido subiendo con un incremento de un 0,8% en el último mes.

La Casa Blanca reconoce un "riesgo de recesión"

La secretaria del Tesoro Janet Yellen reconocía esta semana por primera vez que el país enfrenta "un riesgo" de recesión, ya que su lucha contra la inflación podría desacelerar la economía del país. La funcionaria explicó en la cadena CNN:

 Una recesión en Estados Unidos es un riesgo cuando la Reserva Federal (FED) endurece su política monetaria frente a la inflación. Por lo tanto, ciertamente es un riesgo que estamos monitoreando, pero tenemos un mercado laboral sólido, y creo que es posible mantenerlo así.

"La inflación es demasiado alta y es esencial reducirla. Creo que hay un camino para llegar allí. A largo plazo, no podemos tener un mercado laboral sólido sin inflación bajo control", sostuvo Yellen.

Las declaraciones de Yellen se producen después de que el Producto Interior Bruto (PIB) se contrajera en los primeros dos trimestres de 2022, lo cual corresponde a la definición clásica de una recesión. Sin embargo, la secretaria del Tesoro insistió en que este no es el caso: "No estamos en una recesión. El mercado laboral es excepcionalmente vigoroso. Hay casi dos puestos vacantes para cada trabajador que busca trabajo".

Por tanto, según la definición tradicional, Estados Unidos ya está en recesión. La Administración Biden ha querido evitar el efecto político de esa palabra, posiblemente por los efectos que pueda causar a pocos meses de las elecciones de noviembre.