fbpx

La popularidad de Biden se desploma entre los hispanos

A cuatro meses de las 'midterm', el presidente registra sus peores niveles de aprobación.

La mayoría de los norteamericanos cree que Joe Biden lleva el país por una dirección equivocada. Ni siquiera los votantes demócratas aprueban el rumbo económico del presidente. También se desploma la aprobación de Biden entre la comunidad hispana.

El 85% de los adultos considera que el país va por mal camino y el 79% califica de mala la situación económica. La encuesta de The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research sitúa el índice de aprobación del presidente en un ínfimo 39%.

Los resultados no son nada esperanzadores para los demócratas de cara a las elecciones de medio mandato, el próximo noviembre. La inflación desbocada pasa factura a una gestión que preocupa a todo el espectro de votantes.

Por otra parte, la aprobación neta de Biden en seis puntos menor que la de Trump en vísperas de las midterm de 2018. El peor dato de toda la serie de encuestas.

 

La aprobación de Biden se hunde entre los hispanos

Otra encuesta del mes de junio, elaborada por la Universidad de Quinnipiac, revela que únicamente el 24% de los votantes hispanos aprueba el trabajo de Biden. Tampoco convence a los jóvenes, ya que solo el 22% de los encuestados de 18 a 34 años da el OK a su labor.

Datos de aprobación del presidente Biden. Universidad de Quinnipiac
Datos de aprobación del presidente Biden. Fuente: Universidad de Quinnipiac

 

Las calificaciones más altas del presidente fueron por su manejo de la pandemia del coronavirus. Entonces Biden exhibía un 47% de aprobación y un 46% de desaprobación. Desde entonces su popularidad ha caído en picado. Ahora, una encuesta de Ipsos revela que la popularidad del republicano Ron DeSantis entre los hispanos es 12 puntos más alta que la de Biden:

Los datos de la encuesta (actualidad vs. diciembre de 2021) son elocuentes: la caída de Biden coincide con el ascenso de los republicanos. Y el voto hispano tendrá mucho que ver para decantar la balanza. Ya lo hemos visto en las elecciones especiales del distrito 34 de Texas y probablemente sea decisivo en las midterm de noviembre.