fbpx

Impuesto de tipo único: la revolución fiscal

Ya son seis los estados que adoptan un 'flat tax' para ganar competitividad.

Un sistema fiscal sencillo y efectivo, justo y que no ponga excesivos frenos a la creación de riqueza. Esta es la idea detrás del tipo marginal único (flat tax), que han adoptado numerosos países del mundo y que en EEUU han hecho suyo cuatro estados recientemente: Iowa, Mississippi, Georgia y Arizona. 

La propuesta está asociada a la figura del empresario y político Steve Forbes. Forbes hizo del tipo marginal único su principal y casi exclusiva baza electoral. Nunca fue suficiente para ganar la candidatura republicana a la presidencia, pero popularizó la propuesta y, como decimos, hoy ya son cuatro los estados que la han adoptado.

Una revolución fiscal

Jonathan Williams y Nick Stark dicen incluso que “está en marcha la revolución del tipo marginal único”. Realmente, la conclusión a la que llegan Williams y Stark para la National Review no parece exagerada. Por ejemplo, los autores muestran que el año pasado Arizona aprobó una rebaja del impuesto sobre la renta por valor de 1.900 millones de dólares. La medida incluía un plan para aplanar el impuesto con un tipo máximo del 4,5%. A partir de 2024, Arizona tendrá un tipo único del 2,5%. 

A comienzos de abril, el Congreso de Georgia aprobó una ley que prevé que el impuesto de la renta se aplane en los próximos años, hasta tener una horquilla de entre el 4,99 y el 5,75%. En el mismo mes, Mississippi ha aprobado un plan basado en dos principios: rebajar los tipos y hacerlos más planos. Rebaja el tipo máximo del 5 al 4% y elimina los dos tipos más bajos. Los georgianos se ahorrarán 1.000 millones de dólares y los misisispianos, 525. 

La reforma más audaz es la de Iowa. El estado del ojo de halcón aprobó una reforma que supone eliminar todos los tipos marginales del impuesto sobre la renta, lo que supone reducir el tipo máximo del 8,53 al 3,9%. Los iowanos se ahorran 2.000 millones de dólares

Y no están solos. Dos estados, Utah y Carolina del Norte, tienen tipos marginales únicos desde hace década y media. Esos dos estados lideran el índice de desempeño económico Rich States, Poor States ("Estados ricos, estados pobres"), elaborado por Arthur Laffer, Stephen Moore y Jonathan Williams 

El contexto de estas reformas fiscales es el de una recuperación económica tras la pandemia, un aumento de los ingresos fiscales y, en numerosos estados, unos superávits fiscales en ocasiones muy abultados.

Cómo es un impuesto con tipo único

El impuesto sobre la renta siempre ha sido progresivo. Paga más quien más renta es capaz de producir. Para hacer el impuesto más progresivo, lo normal es dividirlo por tramos y que cada escalón tenga un tipo marginal mayor que el anterior. De este modo, el impuesto federal sobre la renta está dividido en siete tramos. Los primeros 9.950 dólares pagan un 10%. De 9.951 a 40.525 se aplica una tasa del 12%. De modo que, según va siendo mayor la renta, los últimos dólares entran en nuevos tramos con tipos mayores. El tipo máximo federal es del 37%, a partir de los 523.601 dólares.

Esto no pasaría con un tipo marginal único. A partir de cierta cantidad, un único tipo gravaría la misma proporción de la renta. En principio, es un impuesto más proporcional, y por tanto menos progresivo, que si tiene numerosos tramos que van subiendo. Pero no tiene por qué ser así.

En el caso de EEUU, el primer dólar que se genere de renta tributa el impuesto directo. Pero se puede fijar una primera cantidad que quede exenta. De modo que en las rentas más bajas eL mínimo exento será proporcionalmente mayor y el tipo medio efectivo será menor. Ese tipo medio efectivo crecerá a medida que lo haga la renta. Groenlandia, por ejemplo, tiene un tipo marginal del 44%, pero con un mínimo exento de 58.000 coronas suecas (unos 8.000 dólares).

Hay varios países que tienen tipos únicos para sus impuestos sobre la renta, y hay desde autocracias como Rusia a democracias asentadas, como Lituania o Hungría. Otros países donde está impuesto son Mongolia, Georgia, Rumanía, Kazajistán o Bolivia.

Ventajas y desventajas

Los críticos con el tipo único de impuesto sobre la renta señalan que es poco progresivo. En realidad, se puede hacer tan progresivo como se quiera, sin más que subir el mínimo exento y gravar a partir de ahí un tipo marginal muy alto.

Pero tiene varias ventajas. Una de ellas es su sencillez; muchos asesores fiscales pueden perder su trabajo. Otra es que puede ser el mismo impuesto para empresas y particulares. Y la tercera es que puede ser un medio eficaz para limitar la avaricia de los políticos sobre la renta de los ciudadanos.

En todo caso, seis estados creen que es un buen medio para competir fiscalmente con el resto, y esta es una tendencia a la que, por el momento, no se le ve el fin.