fbpx

Gorbachov no fue un héroe de la Guerra Fría, pero hay que celebrar que fracasara en su intento de salvar la URSS

Apreciado en el extranjero y despreciado en casa, pensó que podía preservar el régimen comunista liberalizándolo.

Mijaíl Gorbachov ha sido aclamado como el hombre que puso fin a la Guerra Fría, desmanteló el imperio soviético y liberó a los judíos de la URSS. El que fuera líder de la Unión Soviética, fallecido esta semana a la edad de 91 años, merece un gran crédito por ello, y  es probable que sea recordado amablemente por la Historia -o al menos por las historias escritas fuera de Rusia- en el futuro inmediato. Sin embargo, por mucho que debamos agradecer que fuera él quien sucediera a una serie de tiranos decrépitos al frente del régimen que el presidente Ronald Reagan denominó acertadamente "el Imperio del Mal" en 1985, en vez de alguien más despiadado o inteligente de la jerarquía soviética, su condición de héroe para Occidente y para los judíos se basa en algo que a menudo se olvida en los homenajes que se le rinden: que fracasó.

El fracaso de Gorbachov en la consecución de su objetivo de preservar el Estado comunista fue lo que le convirtió en un estadista ampliamente respetado internacionalmente durante las tres décadas que siguieron a su salida del poder, en 1991. Aunque se alegró de aceptar los elogios de Occidente durante su largo retiro, incluso cuando los rusos resentían profundamente la degradación de su país de superpotencia a desguace de segunda categoría, el objetivo de sus políticas de glasnost ("apertura") y perestroika ("reestructuración") era reformar el régimen tiránico que heredó de Lenin, Stalin y Breznev, no desmantelarlo.

Su intención había sido mantener intactos el Estado y el imperio soviéticos, pero aflojar las cosas lo suficiente como para socavar las críticas a sus violaciones de los derechos humanos y hacer que EEUU desescalara su rivalidad de la Guerra Fría. Al aflojar el control del régimen sobre todos los ámbitos de la vida tanto en la Unión Soviética como en sus Estados satélites, y negarse a enviar los tanques para reprimir a las fuerzas de la libertad, puso en marcha inadvertidamente una serie de acontecimientos que condujeron a la caída del Muro de Berlín y a la disolución del bloque comunista. Como dijo de él el ex prisionero de Sión Natan Sharansky, "lo que no entendió fue que si das un poco de libertad, el pueblo exigirá mucha".

Así las cosas, los floridos elogios que los líderes mundiales y los líderes judíos dedican a Gorbachov con motivo de su fallecimiento deben ser matizados por el reconocimiento de que la gratitud por cómo acabó el drama en el que él desempeñó un papel tan destacado debe tener otros destinatarios. Fueron sus oponentes en Occidente, como Reagan y la primera ministra británica Margaret Thatcher, así como los refuseniks y los disidentes que incitaron al mundo a actuar contra la tiranía soviética, quienes deben ser considerados los verdaderos héroes de la Guerra Fría.

Eso no quiere decir que quienes deben la libertad a sus decisiones no deban honrar su memoria. Como ilustran los sucesos de junio de 1989 -cuando los disidentes chinos se concentraron en la Plaza de Tiananmen de Pekín para exigir la libertad- o las protestas de junio de 2009 en Teherán, el empeño por lograr un cambio en la Unión Soviética podría haber terminado de manera muy diferente. Y el mundo tiene que agradecérselo a Gorbachov.

A pesar de lo que afirman algunos deterministas, los individuos tienen una gran importancia en la determinación de los acontecimientos históricos.

Burócrata soviético de carrera y funcionario del Partido, el ascenso de Gorbachov al puesto de secretario general del Partido Comunista fue un punto de inflexión en la Historia. Gorbachov comprendió correctamente que el imperio que presidía no podía sostenerse frente a unos Estados Unidos que, bajo el liderazgo de Reagan, se dedicaban de nuevo a resistir la agresión soviética y asegurar la supremacía militar de Occidente. Sabía que un sistema totalitario que suprimía la creatividad y la competencia no podía competir con la libertad occidental.

Así que, con la ayuda de Reagan, se dedicó a desactivar la rivalidad entre las dos superpotencias, al tiempo que daba más libertad a sus compatriotas. Parte de esa política consistía en poner fin a la brutal represión del judaísmo y de la vida judía en la Unión Soviética, así como en permitir a los judíos emigrar si así lo decidían.

Gorbachov no había llegado al cargo como defensor de los derechos humanos, del liberalismo económico o de la libertad de las naciones cautivas que languidecían bajo el yugo soviético. Tampoco era conocido por su amor al pueblo judío. Si hubiera sido alguna de esas cosas, nunca habría sido elevado a la jefatura del Estado comunista. Pero su capacidad de ver la debilidad del Estado soviético y, a diferencia de lo que ocurría con sus predecesores, su falta de prejuicios reales contra los judíos le llevó a tomar una serie de decisiones que conducirían al fin del régimen y a la apertura de las puertas de la URSS a un millón de judíos, que decidieron marcharse a Israel y a Estados Unidos.

Deberíamos dar las gracias a Gorbachov tanto por su voluntad de cambio como, quizá más importante, por carecer de los mismos instintos sanguinarios que mantienen a los tiranos en el poder en otros lugares. Esperemos que algún día surjan líderes con rasgos humanistas similares en Moscú, Pekín y Teherán y se derroque a esos regímenes perversos.

Sin embargo, nada de eso habría sucedido si Occidente hubiera continuado dirigido por líderes débiles como el presidente Jimmy Carter o por realistas como el presidente Richard Nixon y su secretario de Estado Henry Kissinger, tan impresionados por la apariencia del poderío soviético que eligieron una política de distensión que esencialmente lo aceptaba en lugar de tratar de resistirlo. Aunque aclamada en la década de 1970 como una política exterior astuta, la distensión contribuyó al apuntalamiento y preservación de la Unión Soviética. Reagan y Thatcher eligieron un camino diferente, que acabó creando las circunstancias que llevaron a Gorbachov a reconocer que los soviéticos no podían vencer a Occidente.

Igualmente importante fue la resistencia a la tiranía soviética por parte de disidentes como el físico nuclear Andréi Sájarov y refuseniks como Sharansky, que inspiraron no sólo el movimiento para liberar a los judíos soviéticos, sino un espíritu de repulsión contra los soviéticos en la opinión occidental que respaldó la posición de Reagan.

Lamentablemente, el fracaso de Gorbachov en la preservación de la Unión Soviética fue una lección que otros tiranos no están dispuestos a olvidar. En 1989, la mayoría de la gente estaba segura de que el Estado comunista chino correría la misma suerte que el imperio de Lenin y Stalin. Pero el Partido Comunista Chino no tenía la intención de ser dejado de lado sin más como lo habían sido sus homólogos europeos. Liberalizó la economía, permitió la inversión masiva de Occidente e hizo a China más rica y fuerte. Ahora bien, sus dirigentes nunca aflojaron sus instintos autoritarios y reprimieron la libertad de expresión y toda disidencia, incluso cuando legalizaron la libre empresa, aunque el Estado siempre tiene la opción de intervenir y tomar lo que quiere.

El régimen iraní también lo comprendió y lanza a sus Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica a masacrar disidentes en las calles cada vez que surgen protestas.

El sucesor de Gorbachov en el Kremlin, el exagente del KGB convertido en presidente ruso Vladímir Putin, aprendió la misma lección. Ni siquiera su desastrosa guerra en Ucrania ha borrado el resentimiento que siente la mayoría de los rusos por haber perdido su imperio y su estatus de gran potencia debido a que Gorbachov no quiso matar a los que querían la autodeterminación.

De hecho, parte de la razón por la que los elogios a Gorbachov son tan fulminantes fuera de Rusia es la comparación entre él y Putin.

Si a alguien tan duro y absolutamente despiadado como Putin se le hubiera encomendado la tarea que se encomendó a sí mismo Gorbachov, la preservación de la Unión Soviética, es poco probable que el Muro de Berlín hubiera caído. Por muy corrupto y en quiebra intelectual y espiritual que estuviera el Estado soviético, podría seguir en pie con su gulag como lo está el régimen chino con su laogai  lleno de prisioneros. Es posible que los judíos soviéticos siguieran anhelando la libertad en lugar de vivir libremente en Israel y Estados Unidos.

Así pues, debemos dar las gracias a Gorbachov tanto por su voluntad de cambio como, quizá más importante, por carecer de los mismos instintos sanguinarios que mantienen a los tiranos en el poder en otros lugares. Esperemos que algún día surjan líderes con rasgos humanistas similares en Moscú, Pekín y Teherán y se derroque a esos regímenes perversos. Sin embargo, cuando se trata de honrar a los héroes de la Guerra Fría, hay que elogiar a quienes obligaron a Gorbachov a cambiar el curso de la Historia y le llevaron a un fracaso que todos deberían celebrar.

© JNS