fbpx

La futura OMS

El pueblo estadounidense debe exigir total transparencia a la Administración cuando participe en las discusiones en curso sobre el Reglamento Sanitario Internacional y el Tratado Internacional contra la Pandemia.

Recientemente, la Asamblea Mundial de la Salud (AMS), la organización rectora de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se reunió para debatir y evaluar las propuestas de modificación del Reglamento Sanitario Internacional. Este documento establece el marco legal para la respuesta de los países a los brotes de salud pública que pueden cruzar las fronteras y la amplia gama de responsabilidades de la OMS en la respuesta. Sorprendentemente, fue la administración Biden la que propuso el conjunto de enmiendas que habrían ampliado drásticamente el alcance y las autoridades de la OMS.

El representante Chris Smith, miembro principal del Subcomité de Salud Global de la Cámara de Representantes, advirtió:

"Las alarmantes enmiendas ofrecidas por la Administración Biden al Reglamento Sanitario Internacional de la OMS otorgarían una nueva autoridad unilateral al Director General [de la OMS] Tedros para declarar una crisis de salud pública en los Estados Unidos u otras naciones soberanas, sin ninguna consulta con los Estados Unidos o cualquier otro miembro de la OMS.

"Específicamente, la Enmienda Biden suprimiría el reglamento actual que requiere que la OMS 'consulte con el Estado Parte en cuyo territorio supuestamente ocurre el evento y trate de obtener una verificación del mismo', cediendo la capacidad de Estados Unidos de declarar y responder a un brote de enfermedad infecciosa dentro de Estados Unidos, dependiendo del juicio de una burocracia corrupta y cómplice de la ONU".

De forma igualmente sorprendente, las enmiendas no fueron aceptadas en la reunión de la AMS. En su lugar, las futuras enmiendas y, potencialmente, un futuro Tratado Internacional sobre Pandemias se retrasaron en el tiempo. Algunos declararon que el retraso era una gran victoria. Yo soy escéptico. Creo que el tiempo se utilizará para desarrollar y comercializar políticas aún más diabólicas. Ahora no es el momento de dar la vuelta a la victoria, es el momento de estar siempre alerta.

Los intentos de aumentar el poder de la OMS

En enero de 2022, la Administración Biden propuso discretamente trece enmiendas para que fueran consideradas por la AMS. No se notificó al Congreso de EE.UU. sobre las enmiendas, que habrían aumentado significativamente el poder de la OMS. Por ejemplo, los expertos creían que el lenguaje habría permitido al director de la OMS declarar unilateralmente una "pandemia" o un "estado de salud grave" en cualquier país sin dar al país la oportunidad de responder o asesorar a la OMS antes de una declaración. En su lugar, el director establecería unilateralmente los parámetros y la base de la decisión.

Al igual que la Junta de Desinformación de Estados Unidos que el Departamento de Seguridad Nacional propuso recientemente, la OMS también tendría ahora poderes para combatir la supuesta desinformación y la desinformación. Es desconcertante que las instituciones gubernamentales y las organizaciones internacionales busquen el poder y los recursos públicos para combatir lo que determinan como desinformación; es un hecho que debería preocuparnos a todos.

El Gobierno de Biden quería, de forma alarmante, otorgar este poder a una organización internacional sin transparencia, sin rendir cuentas a Estados Unidos o a cualquier otra persona, y con un historial abismal de desatención a las advertencias de Taiwán sobre la transmisibilidad de persona a persona del virus COVID-19 y, en su lugar, se confabuló con el Partido Comunista Chino para mentir al mundo sobre el peligro del virus mientras el PCC cerraba los viajes nacionales pero alentaba los viajes al extranjero.

La buena noticia es que estas enmiendas no han sido adoptadas. La AMS básicamente presentó las enmiendas para su posible consideración en el futuro. En su lugar, creó un grupo de trabajo para seguir desarrollando y considerando esas y otras enmiendas. También comenzará a trabajar en un nuevo Tratado Internacional sobre Pandemias. Ya se están creando expectativas sobre el resultado de estas acciones: inquietantemente, pretenden ampliar las competencias que la Administración Biden estaba dispuesta a conceder a la OMS.

Por ejemplo, un grupo de expertos de la ONU ya ha establecido la expectativa de que "las negociaciones multilaterales en curso sobre un nuevo instrumento internacional para la preparación y recuperación ante una pandemia se basen en los derechos humanos". No está claro qué significa esto, pero si estos expertos utilizan como modelo la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, una comisión plagada de escándalos e ineficaz en el mejor de los casos, estaremos en serios problemas.

Adar Poonawalla, director general del Serum Institute of India, el mayor fabricante de vacunas (por volumen), ya ha expuesto algunas de sus ideas. Entre ellas, quiere que se comparta la propiedad intelectual, que se llegue a un acuerdo global sobre las normas reglamentarias y que se expidan certificados universales de vacunas para viajes en una plataforma digital. A continuación, explica implícita o explícitamente que este tipo de actividades podrían ser reguladas por organizaciones internacionales, como la OMS.

Por desgracia, lo que se propone aquí, a partir de las enmiendas de la Administración Biden, es una organización internacional cuya dirección tendría la capacidad de:

  • Identificar de forma independiente lo que constituye una pandemia o una preocupación sanitaria grave;
  • Definir los fundamentos de tal designación;
  • Se financiaría para combatir la "desinformación" y la "desinformación";
  • Establecería los valores (por ejemplo, los derechos humanos) que definirían cómo se abordaría la pandemia;
  • Definiría cómo se compartiría la propiedad intelectual y quién la controla;
  • Implementaría y gestionaría los estándares regulatorios globales; y
  • Desarrollaría una certificación universal de vacunas para viajes en una plataforma digital.

Estas propuestas serían sólo la punta del iceberg. Por el momento, el plan tiene todos los visos de potenciar y financiar un behemoth poco transparente, que no rinde cuentas y que no puede ser eliminado. Imagínense qué otros planes pueden estar imaginando estos burócratas globalistas al iniciar el proceso de creación de este nuevo monstruo de la sanidad mundial. Hay poco espacio para la soberanía nacional, y aún menos consideración para que los individuos tomen sus propias decisiones.

Aunque algunos críticos han expresado su escepticismo y que estas preocupaciones son exageradas, no se trata sólo de una amenaza percibida o fabricada para la libertad de los ciudadanos estadounidenses y la soberanía de EE.UU. La Administración Biden y los aliados en Europa y Asia estaban todos a bordo del paquete inicial de enmiendas. Imagínense la sorpresa de que la coalición que impidió que esto sucediera fue la de más de 40 países del continente africano y Brasil. Irónicamente, China, que en muchos aspectos controla la OMS, tampoco estaba totalmente a bordo.

Para China, el modelo actual funciona. La OMS tiene poderes limitados que pueden utilizarse eficazmente en beneficio de China siempre que sus dirigentes estén a favor de este país. Si la dirección de la OMS va en contra de China, ésta puede simplemente bloquearla.

Para China, el modelo actual funciona. La OMS tiene poderes limitados que pueden utilizarse eficazmente en beneficio de China siempre que sus dirigentes estén a favor de este país. Si la dirección de la OMS va en contra de China, ésta puede simplemente bloquearla. Con las nuevas propuestas para la OMS, con un sesgo neutral o antichino, China sería extremadamente vulnerable porque la OMS podría tomar medidas unilaterales. China podría pensar que para qué arreglar algo que, desde su perspectiva, no está roto.

Riesgos para la soberanía

A pesar del revés, la OMS y sus partidarios siguen utilizando la pandemia mundial de COVID como impulso para hacer realidad este tipo de propuestas. Para los que se oponen, he aquí algunas medidas que pueden y deben tomarse. Se puede argumentar de forma más que sólida que la OMS ha fracasado estrepitosamente en la crisis actual. Debe haber un enfoque de tipo láser que señale cómo las acciones de la OMS fueron politizadas y sus recomendaciones fueron muchas veces profundamente erróneas. Además, los estadounidenses deben exigir que el Congreso investigue a fondo a la OMS y la financiación que Estados Unidos destina a la organización. Esto debe complementarse con esfuerzos continuos para alentar a más denunciantes a exponer otras deficiencias o escándalos relacionados con la OMS.

El pueblo estadounidense debe exigir total transparencia a la Administración Biden y a las futuras administraciones, cuando participen en las discusiones en curso sobre el Reglamento Sanitario Internacional y el Tratado Internacional contra la Pandemia - y cualquier otra organización transnacional poco transparente y que no rinda cuentas. Este año, la actual administración, mediante acciones secretas, estuvo a punto de salirse con la suya con otra capitulación ante la China comunista que habría debilitado gravemente a Estados Unidos. El Senado de Estados Unidos también debe estar más atento a su función de supervisión de los tratados por parte del Congreso. Esta vigilancia, tanto por parte del Senado como del público, debe comenzar ahora, no puede esperar hasta que las propuestas estén finalizadas. Eso es demasiado tarde.

Se trata de una cuestión crítica para el futuro de todos los ciudadanos estadounidenses y de nuestro país. ¿Mantendrá Estados Unidos el control de su bienestar y soberanía, y los de nuestros aliados, o pondrá nuestra confianza en organizaciones internacionales fallidas? Es imperativo que todo el mundo comprenda la inmensa importancia y los riesgos asociados a esta decisión.

Peter Hoekstra fue embajador de Estados Unidos en los Países Bajos durante la administración Trump. Sirvió 18 años en la Cámara de Representantes de Estados Unidos representando al segundo distrito de Michigan y fue presidente y miembro de rango del Comité de Inteligencia de la Cámara. En la actualidad es presidente de la Junta de Asesores del Centro de Políticas de Seguridad.