fbpx

"Al FBI no le importan una m... los niños"

Una agente con más de 25 años de experiencia denuncia las negligencias y dejaciones de la agencia investigando delitos a menores.

La negligencia del FBI durante la investigación al médico de la Federación Estadounidense de Gimnasia, Larry Nassar, por abusos a las deportistas, "no fue un caso aislado", según denuncia Jane Turner, una exagente con más de 25 años de experiencia.  Es algo que se repite desde hace muchos años y que ella venía denunciando desde 2003, haciendo públicas investigaciones en las que los encargados no estuvieron a la altura y que demuestran la falta de interés y paciencia de los profesionales con los niños.

En una entrevista con la revista Rolling Stone, Turner, que entró en el FBI en 1978, señala que es algo que viene ocurriendo desde hace muchísimo tiempo. Por ejemplo, en 1999, en una reserva india, el FBI admitió la palabra de un padre de que la grave lesión de su hijo en el recto fue causada por un accidente de coche. Tras reabrir el caso ella misma, y sometido al polígrafo, el padre reconoció la violación.

Ese mismo año, también en una reserva, no detuvieron a un pederasta con pornografía infantil en su ordenador porque éste alegó que no veía porno en su trabajo. Ni siquiera quisieron analizar si la preocupación de su esposa por el tiempo que este hombre pasaba con niños en un jacuzzi estaba justificada.

Errores sin consecuencias

Turner dice que reportó estos errores a su superior y que en ese momento se dio cuenta de que era un problema más grave que negligencias puntuales en investigaciones:

Le dije que no podíamos permitir que esto sucediera. Yo sólo hacía mi trabajo por lo que veía. Su respuesta fue: 'Tienes tu propio hijo del que preocuparte'.

Tras jubilarse, en 2003, envió, junto con el National Whistleblower Center (privado) una carta al entonces fiscal general John Ashcroft  denunciando estos casos y solicitando una investigación externa sobre los casos. Nunca recibió respuesta.

Interés en temas 'más glamurosos'

La exagente analiza que el fallo se debe a la falta de formación en el manejo de este tipo de casos, a la ausencia de supervisión cuando las cosas se manejan mal y a la falta de interés por parte de un personal mayoritariamente blanco y masculino que, según Turner, preferiría estar trabajando en tareas "más glamurosas", como tiroteos. De hecho, los casos de pedofilia o abusos infantiles acababan recayendo en las pocas mujeres del cuerpo, bien por presentarse voluntarias o porque les asignaban el caso.

Pero, sobre todo, el principal problema para que esto haya seguido sucediendo es la falta de consecuencias para la persona que no fue diligente en su trabajo, denuncia Turner.

Caso Larry Nassar

La falta de profesionalidad del FBI en estas investigaciones está de nuevo de actualidad por un informe del inspector general del Departamento de Justicia, Michael Horowitz, sobre los abusos de Larry Nassar, condenado finalmente a cadena perpetua. En el documento se detallan los gravísimos errores cometidos, cuando las primeras denuncias datan de 2015. La falta de interés y errores groseros que se produjeron permitieron al doctor llevar a cabo al menos 70 abusos en diversos estados.

Si el caso tomó peso fue al denunciarlo gimnasta como la archiconocida campeona mundial y olímpica Simone Biles y compañeras de equipo. Turner destacó que, sin la relevancia de las víctimas, habrían pasado desapercibidos como ocurrió con sus acusaciones. "Al FBI los niños no le importan una mierda", señaló gráficamente.

Respuesta del FBI: 145 palabras

La respuesta del FBI al informe de inspector general fue comunicado de 145 palabras en el que reconoce que "esto no debería haber ocurrido" y anuncia que tomará "todas las medidas necesarias para garantizar que los fallos de los empleados señalados en el informe no vuelvan a producirse."