fbpx

El FBI confisca el móvil a un congresista republicano de Pensilvania

"Mi teléfono contiene información sobre mis actividades legislativas y políticas", denuncia el representante Scott Perry.

El congresista republicano de Pensilvania Scott Perry ha denunciado que el FBI le han confiscado su teléfono móvil con una orden judicial. El congresista informó de lo sucedido este martes a la cadena televisiva Fox News. Detalló que los agentes no intentaron ponerse en contacto con su abogado y que la acción se produjo mientras viajaba con su familia. Estas acciones han sucedido tan sólo unas horas después de que el FBI allanara la residencia del expresidente Donald Trump de Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida.

"Estoy indignado, aunque no sorprendido, de que el FBI, bajo la dirección del Departamento de Justicia de Merrick Garland, se apodere del teléfono de un miembro del Congreso en ejercicio", dijo Perry en su declaración. "Mi teléfono contiene información sobre mis actividades legislativas y políticas, y discusiones personales y privadas con mi esposa, familia, electores y amigos. Nada de esto es asunto del gobierno".

El congresista señaló que "al igual que con el presidente Trump, el Departamento de Justicia eligió esta acción innecesaria y agresiva en lugar de simplemente contactar a mis abogados. Este tipo de tácticas de república bananera deberían preocupar a todos los ciudadanos, especialmente considerando la decisión ante el Congreso esta semana de contratar a 87. 000 nuevos agentes del IRS para perseguir aún más a los ciudadanos respetuosos de la ley".

Perry ha sido objeto de interés del comité encargado de la investigación del asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021, por presuntamente haber sostenido numerosas comunicaciones con la Casa Blanca durante la Administración Trump en los días previos al evento.