fbpx

El Tribunal Supremo de Luisiana rechazó la apelación para suspender la prohibición del aborto en el estado

El fallo supone un duro golpe para los abortistas, que quería que siguieran funcionando los tres abortorios locales.

El pasado viernes, el Tribunal Supremo de Luisiana rechazó una apelación presentada por los demandantes en la batalla legal en curso sobre la prohibición del aborto en el estado, lo que permitió que la prohibición siga vigente.

El fallo supuso un gran golpe para los defensores y proveedores del derecho al aborto, que esperaban que la prohibición se bloqueara por tercera vez, lo que permitiría que las tres clínicas abortistas de Luisiana comenzaran a realizar procedimientos nuevamente.

El 21 de julio, el juez Donald Johnson emitió una orden preliminar que permitía que las clínicas continuaran practicando abortos mientras se tramitaba la demanda por la prohibición. Pero ocho días después los procedimientos se detuvieron cuando un tribunal falló a favor del fiscal general del estado, Jeff Landry, que concedió una apelación y ordenó a Johnson que restableciera la aplicación de la prohibición.

Los demandantes que apelaron la decisión del Tribunal del Primer Circuito ante el Supremo de Luisiana no tuvieron, pues, éxito.