fbpx

Detienen a un general involucrado en la matanza de Ayotzinapa

El militar está acusado de dar la orden de ejecución de seis de los 43 estudiantes desaparecidos en 2014.

El gobierno de México anunció el arresto del general José Rodríguez Pérez, quien es el primer militar de alto rango detenido por el caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, desaparecidos en 2014. La llamada 'comisión de la verdad', creada por el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador para realizar la investigación, concluyó en agosto que se había cometido "un crimen de Estado". Según la comisión, habrían participado en esta matanza varios integrantes del grupo delictivo Guerreros Unidos y agentes de diversas instituciones del Estado mexicano.

"Se han emitido cuatro órdenes de aprehensión contra miembros del Ejército Mexicano", informó el subsecretario de Seguridad Pública de México, Ricardo Mejía este jueves. Hay tres personas detenidas, entre ellas el comandante del batallón de infantería 27 cuando ocurrieron los hechos en Iguala en septiembre de 2014", precisó Mejía, en referencia al general Rodríguez Pérez.

El general está acusado de ordenar la ejecución de seis de los 43 estudiantes. Rodríguez mantuvo a las 6 víctimas con vida durante sólo cuatro días después de la desaparición del resto del grupo.

El caso de los estudiantes de Ayotzinapa

El 26 de septiembre de 2014, un grupo de estudiantes de la escuela para maestros rurales de Ayotzinapa, en el estado de Guerrero, desapareció cuando se dirigía a Ciudad de México para participar en una manifestación por el 2 de octubre. Ese día se conmemora la matanza de Tlatelolco, en 1968. Luego se supo que habían sido masacrados.

Los familiares de las victimas nunca estuvieron de acuerdo con la versión oficial ofrecida por el exfiscal de México Jesús Murillo Karam, quien está imputado por "desaparición forzada, tortura y delitos contra la administración de justicia". El funcionario dirigió la primera investigación sobre las desapariciones durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, llegando a la conclusión de que policías corruptos detuvieron a los estudiantes y los entregaron al Cártel Guerreros Unidos, que los asesinó y finalmente los incineró en el basurero de la población de Cocula. Según esa versión, además, los criminales habrían tirado los restos en el río San Juan, al confundirlos con miembros de una banda rival. Sólo lograron identificar los restos de tres de las víctimas.

El posterior informe oficial publicado el pasado agosto por el actual Gobierno, estimó que los soldados mexicanos tenían parte de responsabilidad en el crimen y que “sus acciones, omisión o participación, permitieron la desaparición y ejecución de los estudiantes”, informó el subsecretario de Derechos Humanos del Gobierno mexicano, Alejandro Encinas, en una rueda de prensa.

Hay varios acusados

La Fiscalía de México emitió en agosto órdenes de captura contra 20 oficiales del Ejército, 44 policías y cinco funcionarios por su presunta participación en la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa. Los agentes son buscados por "crimen organizado, desaparición forzada, tortura, homicidio y delitos contra la administración de justicia", ha señalado el órgano oficial, que no ha dado a conocer de momento las identidades y el rango de los imputados. También se ha ordenado el arresto de 14 integrantes del cártel de narcotraficantes Guerreros Unidos.