fbpx

Patriotismo y despliegue intelectual en la primera cumbre de ‘America First’

El AFPI promete unificar al movimiento conservador y defender el legado de la pasada Administración.

Poniendo por delante temas tan importantes como la necesidad de mantener las comunidades seguras, contar con una educación sin adoctrinamiento o anteponer los intereses nacionales, la primera Cumbre de America First reunió en Washington DC a un centenar de líderes, políticos, ex altos cargos y exfuncionarios del Gobierno de Estados Unidos. Organizada por el America First Policy Institute (AFPI), asistieron a la misma unas 1.200 personas, que se dieron cita para analizar todas las propuestas de una organización que promete unificar al movimiento conservador y defender el legado de la pasada Administración, que sí puso a EEUU primero.

Durante dos días, los asistentes pudieron participar haciendo preguntas a los diferentes expositores, organizados en paneles, y escuchar las propuestas de ocho exfuncionarios del Gabinete del expresidente Donald Trump, 10 extrabajadores de la Casa Blanca, 10 senadores (entre ellos Ted Cruz y Rick Scott) y 44 miembros de la Cámara de Representantes, como Kevin McCarthy, Byron Donalds, Steve Scalise y Elise Stefanik. Asistieron además algunos líderes estatales y locales, como Anthony Sabatini.

Con una agenda compacta y muy completa, la cumbre fue un perfecto espacio para el análisis y el aprendizaje mutuo de expositores y asistentes. El objetivo principal era, de acuerdo a lo explicado por Jorge Martínez, director de Asuntos Hispanos y portavoz del AFPI, buscar lo mejor para el pueblo norteamericano:

El país se merece un futuro mejor y más brillante. Nuestros ciudadanos necesitan políticas públicas que los pongan en primer lugar (…) La buena noticia es que el America First Policy Institute está laborando para construir un futuro brillante. Existimos para restaurar la promesa de los Estados Unidos, porque tenemos plena confianza en el potencial del pueblo americano, en crear un futuro por y para los americanos y vivir en un país con paz, prosperidad y lleno de oportunidades nunca vistas en la historia de nuestra nación. Existimos porque creemos que los mejores días de nuestra nación están por venir, que la batalla para salvarla es la lucha más noble que existe y que venceremos.

Para ello, el AFPI ha desarrollado un plan de acción con estos diez pilares fundamentales; en la Cumbre se pidió a los políticos y líderes que participaron que se adhirieran a él:

  1. Hacer que la mejor economía del mundo funcione para todos los estadounidenses.
  2. Poner a los pacientes y a los médicos a cargo de la atención médica.
  3. Restaurar el compromiso histórico de Estados Unidos con la libertad, la igualdad y el autogobierno.
  4. Otorgar a los padres y madres más control sobre la educación de sus hijos.
  5. Terminar el muro fronterizo, combatir el tráfico de personas y derrotar a los cárteles de la droga.
  6. Asegurar la paz a través de la fortaleza y el liderazgo norteamericanos.
  7. Hacer que los Estados Unidos sea energéticamente independientes.
  8. Facilitar el voto y asegurar que sea más difícil cometer fraude electoral.
  9. Establecer comunidades seguras para que todos los estadounidenses puedan vivir en paz.
  10. Combatir la corrupción gubernamental y drenar el pantano.

La presidenta del AFPI, Brooke Rollins, inauguró la cumbre y destacó la importancia de defender políticas que redunden en la grandeza y excepcionalidad de los EEUU. Asimismo, anunció un plan ambicioso para abrir hasta 120 centros de la organización por todo el país, y organizar conferencias y encuentros para educar a la ciudadanía y a la clase política. Rollins hizo también hincapié en la necesidad de luchar contra la corrupción, defender la integridad de los procesos electorales y la seguridad nacional y recuperar cuanto antes la independencia energética. “La misión del AFPI es hacer lo que la Fundación Heritage logró en tantos años, pero de una forma más expeditiva”, comentaban algunos de sus miembros fundadores. “Los americanos quieren soluciones a problemas como la inflación”, insistían.

Divididos por paneles, los expositores ahondaron en el análisis de temas primordiales como la independencia energética, liderados por el exsecretario de Energía, Rick Perry; la importancia de asegurar nuestras comunidades, con la presencia indispensable del fiscal general de Missouri, Erick Schmitt, y del ex fiscal general Whitaker, con el que pudimos conversar; o la necesidad de vivir en paz, con el ex asesor de Seguridad para la Oficina del Vicepresidente y teniente general retirado Keith Kellogg.

Durante el segundo día de la cumbre se discutieron estrategias para restablecer el compromiso histórico de EEUU con la libertad, igualdad y el autogobierno, con Pastora Paula White-Cain; la más que fundamental lucha contra la corrupción, explicada por el senador Steve Daines, o la importancia de un mayor control de los padres sobre la educación de sus hijos, en un panel moderado por Kellyanne Conway y con la brillante exposición del senador Ted Cruz.

Para los asistentes con los que pudimos conversar, resulta fundamental crear un plan de acción efectivo y formar a la ciudadanía y a los candidatos a los diferentes cargos públicos sobre la necesidad de poner a EEUU en primer lugar, de forma que estos últimos defiendan unos principios fundamentales que tanto han aportado a la civilización judeocristiana y a la Humanidad en general.

La Cumbre terminó con un discurso del expresidente Donald J. Trump, que apoyó públicamente la agenda del América Primero.