fbpx

Con mucho acento: los hispanos reivindican la herencia de sus apellidos

"Agregar el acento en mi apellido representa para mí todo el progreso que hemos logrado los hispanos en Estados Unidos y me enorgullece".

Muchos hispanos en Estados Unidos tuvieron que cambiar la forma en la que se escriben y se pronuncian sus nombres debido a la tecnología o a la necesidad de integrarse a una sociedad donde el idioma predominante es el inglés. Algunos dejaron atrás las tildes (á), virgulillas (ñ), diéresis (ü) y cedillas (ç), que no existen en el alfabeto anglosajón.

Estos signos gráficos son de suma importancia en idiomas como el español y el portugués, ya que indican cómo se pronuncian ciertas palabras y ayudan a diferenciar los homónimos: palabras que se escriben y se pronuncian igual.

Axios reseña en un artículo los motivos y las luchas de las nuevas generaciones de hispanos por recuperar su parte de su cultura y reivindicar una ortografía correcta.

"Adaptarse a la cultura americana"

Durante la Revolución Mexicana, en la década de 1910 se produjo una de las primeras grandes olas de migración hispana a EEUU. Los descendientes de esos inmigrantes, actualmente de cuarta o quinta generación, casi nunca usan acentos en sus nombres y apellidos. Una de las principales razones es que en esa época los maestros y padres no les enseñaron correctamente el español o prefirieron evitarlo para poder adaptarse mejor a la cultura de su nuevo país.

Cynthia Duarte, directora del Centro Sarah W. Heath para la Igualdad y la Justicia de la Universidad Luterana de California, explicó a Axios algunas razones por las cuales los primeros hispanos en llegar al país dejaron de un lado el uso del español:

Las escuelas estadounidenses castigaron a los estudiantes e intimidaron a los padres por hablar español. Los hispanos también enfrentaron segregación, discriminación y altas tasas de abandono escolar, por lo que la idea de aprender dónde poner acentos en los nombres no necesariamente estaba muy arriba en la lista de prioridades... Eso resultó en la pérdida del idioma y el uso de acentos se convirtió en un signo de vergüenza.

"Fallas tecnológicas"

Los testimonios citados por Axios señalaron "las barreras tecnológicas" como razón por la que personas con nombres en español no usan signos ortográficos: dicen que es difícil encontrarlo en un teclado de computadora y algunos apuntan a nunca haberlo utilizado.

Las máquinas de escribir y luego los teclados de las computadoras solamente usaban el alfabeto inglés de sus inventores. La historia de la tecnología señala que los primeros programadores de computadoras no consideraron las letras y los símbolos que no estaban en inglés al desarrollar teclados y sistemas informáticos.

El periodista Scott Rosenberg señala que los primeros programadores no lograron incorporar acentos en sus sistemas por trabajar en máquinas con una memoria muy limitada que no incluían ni siquiera la función de escribir en letras minúsculas. Es decir, durante muchas décadas, fue imposible incluir acentos en las comunicaciones digitales.

Las agencias de noticias tampoco incluyeron acentos y otros símbolos por mucho tiempo, porque sus sistemas informáticos no los reconocían.

Un movimiento en informática llamado internacionalización -apodado i18n- creo la posibilidad de utilizar varios idiomas en computadoras. Esto ha permitido que plataformas de publicación y redes sociales muestren hoy en día caracteres ortográficos en sus teclados más allá de los del inglés. Sin embargo, cuando este sistema se empezó a ejecutar, muchos usuarios ya habían adquirido el hábito de no usar la acentuación.

Reivindicar la tilde

Hoy en día, muchos hispanos están adoptando las tildes y los signos gráficos del idioma como símbolo de orgullo cultural. Grandes figuras y medios de comunicación han respaldado el uso de una correcta ortografía:

-Los peloteros hispanos de las Grandes Ligas de Béisbol (MLB) iniciaron en 2016 una campaña llamada #PonleAcento para que sus nombres se imprimieran correctamente en sus camisetas con tildes.

- En abril de 2019, la agencia de noticia The Associated Press emitió una guía indicando que deben usarse los acentos en sus publicaciones si las personas entrevistadas lo solicitan o se sabe que acentúan sus nombres.

- Chris Echeverría, subdirector de asuntos gubernamentales de la Universidad de Nueva York, dijo a Axios que su abuelo cambió su apellido por uno "menos hispano" en los años 70  porque se sintió discriminado, pero que hoy en día, él lo usa con orgullo:

Agregar el acento en mi apellido representa para mí todo el progreso que hemos logrado los hispanos en Estados Unidos y me enorgullece. Trabajar desde casa desde la pandemia y estar más cerca de familiares y amigos me ha vuelto a conectar con mis raíces hispanas, por lo que he usado el acento de mi apellido en las redes sociales.