fbpx

California quiere abrir más lugares públicos de consumo de droga

Los demócratas presentaron el proyecto de ley SB 57, con el que los adictos podrán consumir estupefacientes con la ayuda de un profesional

Se ha aprobado proyecto de ley conocido como SB 57, por el que se crearán locales públicos de consumo de drogas. Las salas de drogadicción serán sufragadas por los contribuyentes en Oakland, Los Angeles y San Francisco. Tras la aprobación por el Senado del estado, la propuesta queda pendiente de su firma por parte del gobernador, Gavin Newsom. 

La medida ha salido a propuesta del senador demócrata estatal Scott Wiener. El legislador demócrata asegura que está demostrado que las salas de consumo de drogas suponen una reducción de las muertes por sobredosis.

De acuerdo con el texto de la ley, "este proyecto de ley, hasta el 1 de enero de 2028, autorizaría a la ciudad y el condado de San Francisco, el condado de Los Ángeles, la ciudad de Los Ángeles y la ciudad de Oakland a aprobar entidades para poner en marcha programas de prevención de sobredosis". Estos edificios públicos deberán tener ciertos requisitos, como "proporcionar un espacio higiénico supervisado por personal capacitado donde las personas puedan consumir drogas pre obtenidas, entregar suministros de consumo estériles, y proporcionar acceso o referencias para el tratamiento del trastorno por uso de sustancias".

Los republicanos rechazan la propuesta de ley

El líder republicano en el Senado de California, Scott Wilk, de Santa Clarita, así como todos los miembros del Caucus Republicano del Senado, le hicieron un llamado al gobernador Newsom para que vete el Proyecto de la ley, de acuerdo con el medio Ivpressonline.

“En lugar de enfocarse en una estrategia para ayudar a las personas a recuperar sus vidas, dejar las drogas y recibir tratamiento, los demócratas de California se enfocan en darles a las personas agujas gratis y un lugar seguro para inyectarse”, expresó Wilk.

Para el presidente del Caucus republicano del senado, Brian Jones, "permitir que la gente se ponga más alto que una cometa con heroína y otras drogas peligrosas, y luego soltarlas en las calles es simplemente una locura". "Esta peligrosa medida pone en peligro vecindarios, comunidades y negocios",  expresó Jones.

El Tenderloin Linkage Center: un intento fallido

El año pasado se inauguró el Tenderloin Linkage Center en San Francisco, un proyecto similar a los centros que se pretenden establecer bajo el amparo de la ley  SB 57. Su puesta en marcha fue exaltada por por la alcaldesa de San Francisco London Breed y tuvo un costó de 19 millones de dólares, dinero proveniente de los contribuyentes. No obstante, el centró se cerrará a finales de año por haberse convertido en un nido de drogadictos y un lugar que merodean los vendedores de drogas.

Aunque el espacio fue inaugurado bajo la premisa de “sitio de prevención de sobredosis” o “sitio de consumo seguro”, con la consigna de ayudar con tratamientos y eliminación de adicciones, tan sólo uno de cada 100 adictos buscó ayuda, de cuerdo con publicaciones de diversos medios de comunicación.

San Francisco es una de las ciudades más golpeadas por la droga y la delincuencia, esa situación influyó en la decisión de los ciudadanos de destituir este año al  fiscal progresista Chesa Boudin, por su negligente forma de abordar los problemas que flagelan a la metrópolis.

En el 2021 la ciudad se declaró en estado de emergencia por la epidemia del uso de drogas, especialmente de opiáceos. En San Francisco casi 8.000 personas viven en las calles, una realidad que hace más vulnerables a la población que tiene afición por el consumo de estupefacientes y no cuenta con un hogar. Un estudio publicado por Up for Growth, dio a conocer que California tiene el déficit de viviendas más alto de Estados Unidos. El estado requiere la construcción de 980.000 inmuebles para solucionar el problema.