fbpx

La Casa Blanca cambia la definición de "recesión" antes de las elecciones

Se considera que dos trimestres seguidos de caída del PIB constituyen una "recesión", pero La Casa Blanca quiere que se utilice otro criterio.

El presidente Joe Biden no quiere que la palabra "recesión" circule por los medios de comunicación a pocos meses para las elecciones de mitad de mandato. El presidente Biden le ha dicho a los periodistas: "En mi opinión, no vamos a entrar en recesión". Considera que "la tasa de empleo sigue siendo una de las más bajas que hemos tenido en la historia. Está en la zona del 3,6%. Todavía vemos a la gente invirtiendo". Considera que se moderará el crecimiento acelerado, "pero no creo que vayamos, si Dios quiere, a ver una recesión".

Janey Yellen declaró recientemente que no vivimos una recesión. Pero los indicadores apuntan a lo contrario. Si, por un lado, el consumo y el empleo tienen muy buen comportamiento, por el otro la actividad se desacelera y está empezando a contraerse. El PIB decreció un 1,6% en el primer trimestre, y la Fed de Atlanta espera que vuelva a decrecer en el segundo.

¿Quién dice qué es una recesión?

Esto supondría que el PIB se contrae durante dos trimestres consecutivos, lo cual supone que hay recesión según uno de los criterios más extendidos. Pero en realidad no hay una definición de cuál es el punto de una crisis a partir de la cual se puede hablar de "recesión".

En la actualidad, el órgano encargado de señalar cuándo hay una recesión es el Comité de Ciclo Económico. Consiste en un grupo de ocho economistas elegidos por NBER, una asociación privada sin ánimo de lucro.  Entre los miembros actuales están Robert Hall o Christina Romer, y entre los pasados se encuentran Ben Bernanke o Gregory Mankiw. El comité define "recesión" en unos términos muy ambiguos: "Una caída significativa de la actividad económica que se extiende por todo el país y que dura más de unos pocos meses". La labor del comité es precisamente ver en los múltiples datos económicos si encajan en esa definición en cada momento.

La Casa Blanca rechaza que haya recesión

El blog de La Casa Blanca ha publicado un post que trata sobre este asunto, y que plantea evitar que la constatación de que el PIB cae dos trimestres seguidos haga que la prensa hable de "recesión".  "¿Qué es una recesión?", se pregunta el blog. "Aunque algunos sostienen que dos trimestres consecutivos de caída del PIB real constituyen una recesión, esa no es la definición oficial ni la forma en que los economistas evalúan el estado del ciclo económico", señala la web.

Añade que los economistas "se basan en un análisis global de los datos, incluyendo el mercado laboral, el gasto de los consumidores y las empresas, la producción industrial y los ingresos". Y concluye: "Sobre la base de estos datos, es poco probable que el descenso del PIB en el primer trimestre de este año - incluso si va seguido de otro descenso del PIB en el segundo trimestre - indique una recesión".

La publicación, que tiene un carácter oficial, ofrece su propia interpretación de los datos para concluir que no hay recesión. Una caída en la producción del 1,6% no es "significativa". Además, se debe en parte a la caída en las exportaciones, lo cual indica debilidad fuera, no dentro. El consumo crece un 3,0%, recuerda el blog, y los salarios un 4,7%.