fbpx

El acoso al juez Clarence Thomas le obliga a abandonar la Universidad de Washington

Un grupo de estudiantes envió una carta a la GWU exigiéndole que despidiera a Thomas, tras la publicación de la sentencia que puso fin a Roe vs. Wade.

El juez Clarence Thomas no será profesor del departamento de Derecho de la George Washington University. El juez ha comunicado a la institución que se ve obligado a renunciar a su posición de profesor a causa de la campaña en su contra, tras haber sido uno de los cinco jueces del Tribunal Supremo que firmó la sentencia Dobbs vs. Jackson. Esa sentencia ha supuesto el fin de Roe vs. Wade, que reconocía al aborto como un derecho.

Según informa The GW Hatchet, el profesor Gregory Maggs le ha enviado un e-mail a sus alumnos informándoles de que el seminario sobre derecho constitucional que dirigía junto con Clarence Thomas no contará con la participación del juez del Tribunal Supremo. Ambos juristas habían dirigido este seminario de forma ininterrumpida desde 2011

El e-mail enviado por el profesor Maggs dice: “Le escribo, desgraciadamente, con una triste noticia: El juez Thomas me ha informado de que no estará disponible para impartir el seminario este otoño”. Y añade: "Sé que esto es decepcionante. Lo siento mucho”. Maggs precisa que el seminario “no ha sido cancelado” y que él será el único instructor. Para aquéllos que todavía sigan interesados en formar parte de él les dice que “lo haremos lo mejor que podamos en esta nueva situación”. Por su parte, el portavoz de la Universidad, Tim Pierce, no ha aclarado si la decisión de dejar la GWU es temporal o permanente

Campaña de acoso

Esta decisión se produce después de que un grupo de estudiantes iniciara una campaña de acoso contra el juez y contra la Universidad después de la sentencia Dobbs vs. Wade, firmada por Clarence Thomas y por los jueces Brett Kavanaugh, Amy Coney Barrett, Neil Gorsuch y Samuel Alito. Fue Alito quien redactó la sentencia, pero una parte de la opinión pública reaccionó contra Thomas. El jurista es uno de los jueces que más basan sus decisiones en una interpretación estricta de lo que dice la Constitución. 

Los estudiantes escribieron una carta a la Universidad en la que le exigían que despidiese al profesor Thomas. La carta acusaba a Thomas de “falta de humanidad”. Y justifica el ataque a la libertad de cátedra con estas palabras: “Hay una gran diferencia entre la libertad de expresión de un profesor y un juez del Tribunal Supremo que dice que debería ser legal quitar a los estudiantes queer no sólo su expresión, sino incluso permitir que su existencia sea criminalizada”, que es como los estudiantes interpretan las ideas de Clarence Thomas.